Un adolescente de 16 años fue asesinado de cuatro disparos mientras se encontraba festejando el cumpleaños de un amigo, en una casa de un barrio de la capital tucumana, y tras el crimen el acusado de 15 años fue entregado a la Justicia por sus padres, informaron fuentes judiciales.

Según los primeros datos, el hecho ocurrió durante la madrugada en un domicilio ubicado en un pasaje a la altura de Raúl Colombres al 500, en Villa 9 de Julio, donde se festejaba el cumpleaños de 18 de un joven.

En un principio, participaban de la celebración parientes del cumpleañero, pero en la madrugada comenzaron a llegar amigos y conocidos del joven, entre los que se encontraba la víctima y el agresor, cuyas identidades no fueron informadas por tener menos de 18 años.

Alrededor de las 5, el joven de 16 años salió de la vivienda para orinar en un terreno aledaño y en ese momento el agresor lo persiguió, saco un arma, le disparó cuatro veces para luego huir del lugar.

La víctima gravemente herida fue trasladada hasta el hospital Centro de Salud, donde se confirmó su fallecimiento, mientras que, horas después del haber cometido el crimen, el agresor fue puesto a disposición de la Justicia por sus padres.

La Unidad Fiscal de Homicidios I, a cargo de Ignacio López Bustos llevó adelante diferentes tareas investigativas en la escena del crimen para esclarecer los hechos.

Fuentes de la investigación señalaron que, según la declaración de testigos, el atacante acusaba al adolescente asesinado de haber agredido a su madre, por lo que había prometido vengarse. (Télam)