Los tres acusados del femicidio de Gimena Sofía Bernasar (24), la joven que fue hallada asesinada en junio de 2019 en un barrio de la zona norte de la capital salteña, se abstuvieron de declarar hoy en la primera jornada del juicio por el femicidio.

Fuentes judiciales informaron que durante la primera audiencia se realizó la lectura de la requisitoria fiscal y de la acusación formulada por la querella, que coincide con la del Ministerio Público salvo por el agregado del agravante de la alevosía.

José Humberto Nieva (23) llegó al juicio imputado por el delito de homicidio doblemente calificado por la relación de pareja preexistente y por mediar violencia de género; mientras que su primo Pablo Maximiliano Nieva (27) y la pareja de éste, Ruth Alejandra Loayza (29), por participación secundaria en el mismo delito.

Una vez concluida la lectura, el juez de la Sala III del Tribunal del Juicio de Salta, Pablo Farah, les consultó a los imputados si tenían previsto declarar y los tres manifestaron su voluntad de abstenerse, tras lo que comenzó la recepción de declaraciones testimoniales.

La primera en declarar fue Marta Rioja, madre de la víctima, quien dijo conocer “poco y nada” a José Nieva porque, a pesar de que convivía con su hija, casi no había tenido relación con él.

Contó que el imputado no frecuentaba su casa y que lo conoció alrededor de un mes antes de la muerte de su hija, cuando Gimena perdió un embarazo de cinco meses y ella los acompañó al cementerio.

Tras manifestar su deseo de que se haga justicia y de que se aclare por qué Nieva mató a su hija, Rioja contó lo que vivió ella el día del hecho, ocurrido el 22 de junio de 2019, en una habitación del inquilinato en el que Bernasar residía, en el barrio Lugones, de la zona norte de la capital salteña.

La mujer relató que ese día, entre las 16 y las 17, un hombre que se presentó como el tío de Nieva golpeó con insistencia a la puerta de su departamento y, cuando abrió, le comunicó que Gimena se había suicidado, por lo que le pidió que lo acompañara hasta el inquilinato donde hasta ese momento residían su hija y el imputado.

La testigo señaló que ella no creía lo que le estaban diciendo porque dos días antes su hija había estado en su departamento, festejando su cumpleaños, y habían quedado en continuar con los festejos ese día sábado.

El tío del acusado la llevó en su auto hasta el inquilinato, que quedaba a unas 8 cuadras, y en el camino le fue contando que Nieva había llegado a la habitación y había encontrado a Gimena sin vida, ya que se había ahorcado.

Al llegar al inquilinato –continuó relatando la madre de la víctima- vio a su yerno con otra joven que lo consolaba, adentro de la propiedad, e inmediatamente lo increpó diciéndole: “Qué le hiciste a mi hija”, y Nieva le respondió que él no había hecho nada.

Poco después llegó al lugar el hermano de Gimena y también le reclamó al hombre por lo sucedido debido a que ella le había enviado mensajes el día antes, contándole que se había peleado con su pareja y le consultó si esa noche podía ir a dormir en el departamento, con él y su madre.

Acerca de la relación de Gimena y el imputado, la mujer refirió que creía que había comenzado a fines de 2018, porque ella sabía que su hija estaba saliendo con alguien, pero después de un tiempo recién le contó acerca de Nieva, cuando se fueron a vivir juntos.

La testigo manifestó que el imputado no participaba de las reuniones familiares, y que la joven nunca le contó directamente sobre los episodios de violencia de género que sufría.

La madre recordó haberle visto alguna vez un moretón en el brazo, que Gimena atribuyó a un juego brusco, y agregó que después de la muerte de su hija, vecinos y amigos le comentaron que la relación ya venía “torcida” porque él la maltrataba.

Luego declaró el primer policía que arribó al lugar del hecho y otros testigos.

José Humberto Nieva y Pablo Maximiliano Nieva son primos y, en junio del 2019, trabajaban juntos en un camión de reparto de fiambres y productos lácteos.

Ambos dijeron que el día del hecho habían ido a zona norte de la ciudad a ver a un cliente.

Por el Ministerio Público interviene en el juicio la fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, mientras que los abogados Pablo Del Pino y Juan Pablo Ochoa, de la fundación Cintia Fernández, actúan por la querella, y la defensa técnica de los imputados está a cargo de la defensora oficial 1, Martha López, y de Juan Domingo Erazo.

El 22 de junio de 2019, el cuerpo de Bernasar fue encontrado en una habitación de su domicilio, en el barrio Lugones.

Según la requisitoria fiscal, José Humberto Nieva, pareja de la víctima, se presentó en el inmueble y, tras discutir con ella, la agredió físicamente y le quitó la vida sofocándola contra el colchón de la cama.

En un primer momento, el imputado dijo haber encontrado el cuerpo de la joven con un cinto alrededor del cuello y la acusación sostiene que el Nieva montó una escena para hacer creer que su pareja se había suicidado.

El informe de autopsia determinó que la causa del deceso de Bernasar fue asfixia por sofocación, y que la víctima también presentaba lesiones en distintas partes del cuerpo y signos de defensa. (Télam)