La Cámara de Estaciones de Servicios de Rosario y el sindicato del sector decidieron levantar la suspensión de la atención nocturna, luego de un encuentro con el ministro de Seguridad santafesino, Jorge Lagna, en el que acordaron controles policiales a esos comercios, informaron fuentes oficiales.

Tras cuatro balaceras a comercios del rubro ocurridas en 48 horas, entre el martes y el jueves y con la misma modalidad, la Cámara de Estaciones de Servicio, Garages y Afines de Rosario (Cesgar) y el sindicato que representa a los empleados resolvieron ayer suspender la atención entre las 22 y las 6 de la mañana, hasta el lunes.

El titular de Cesgar, Sebastián Estévez, había explicado que mantendrían una guardia mínima “para atender a la policía y a las ambulancias”.

Sin embargo, el ministro Lagna mantuvo un encuentro anoche con las partes en la sede del sindicato y arribaron a un acuerdo, informó la cartera a través de un comunicado.

Las partes “coordinaron medidas para garantizar la prevención y disuadir el delito”, explicó el Ministerio, y agregó que se “establecieron guardias y controles dinámicos las 24 horas con efectivos y móviles para patrullar las zonas involucradas”.

La fiscal que investiga las balaceras, Valeria Haurigot, dijo que los ataques tendrían como objetivo “la intimidación pública” por parte de bandas criminales como “Los Monos”, que buscan “demostrar cierto poderío” en medio del proceso electoral.

Click to enlarge
A fallback.

“En ninguno de los casos hubo pedido de dinero a cambio, que sería lo que configura el delito de extorsión”, explicó.

Agregó que por la información reunida hasta el momento, la pesquisa se inclina por “otra forma delictiva que tiene que ver con la intimidación pública, con demostrar cierto poderío", como una de las líneas investigadas.

Consultada acerca de si los ataques tienen vinculación con las elecciones de mañana, dijo que “no se puede descartar que tenga que ver con eso, se refuerza esa teoría con que no hay pedido de dinero a cambio”. (Télam)