El senador santafesino Armando Traferri, mencionado como integrante de una organización dedicada al juego clandestino y por quien los fiscales anunciaron que pedirán su juicio político, negó hoy las acusaciones recibidas y apuntó contra el ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín.

“Cuando llegue el caso, pondré mi teléfono celular a disposición para que se corroboren las mentiras de (el exfiscal detenido, Gustavo) Ponce Asahad”, dijo hoy el senador Traferri, presidente del bloque justicialista de la Cámara alta de la Legislatura de Santa Fe.

El senador realizó estas declaraciones durante una rueda de prensa en la delegación Rosario del Senado provincial, como respuesta a la audiencia judicial realizada el viernes pasado en la que los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery anunciaron que pedirán su desafuero.

Días atrás el exfiscal Ponce Asahad, actualmente preso luego de haber admitido el cobro de sobornos por parte de redes de juego clandestino en Santa Fe, vinculó durante una audiencia, entre otros, a Traferri.

El senador negó hoy en la conferencia de prensa la acusación en su contra y cargó contra el ministro de Seguridad provincial, al asegurar que “cada vez que el gobernador (Omar Perotti) intentaba tener una buena relación con la Legislatura o con la oposición, aparecía Saín y se terminaba todo".

Por su parte, el abogado de Traferri, José Luís Vázquez, añadió: "Es una operación de inteligencia, Sain tiene el manejo del Ministerio Público de la Acusación (MPA), a pesar de la licencia. Las declaraciones de Ponce Asahad –en mi interpretación– es una manipulación de los fiscales".

Más tarde, el senador peronista aclaró que no realizaba la conferencia de prensa con el fin de “victimizarse”, sino para “contar hechos concretos de la realidad" y dijo tener "pruebas respaldatorias".

"No hablo en supuestos, no me equivoco ni guiono, cuento mi verdad, la que respaldo con la documentación que tengo", dijo al anunciar que presentará toda la documentación correspondiente ante la Justicia.

En tanto, se espera que en los próximos días se realice un pedido de desafueros para Traferri, por lo que el dirigente político pidió que dicha sesión se realice con apertura a la prensa, ya que considera esta una “situación lamentable".

"Vamos a mostrarle a la gente cómo se tienen que manejar los enfrentamientos de la política, no tiene que haber secretos", aseguró Traferri.

A su vez, el dirigente recordó que durante el 2010 y el 2016 denunció la “connivencia policial con sectores de la Justicia y la política”, y que esas denuncias están en la Justicia.

Por último, el senador sostuvo que las denuncias le costaron varias amenazas y episodios de violencia contra él y su familia.

“Recibimos hechos intimidatorios violentos que incluyen la quema de autos, amenazas, todo tipo de ataques. Cuando hablo digo la verdad”, concluyó.

(Télam)