Unos 300 efectivos de la Policía Federal y de la Prefectura Naval Argentina viajaron a Rosario para colaborar con la prevención de delitos mediante patrullajes en las zonas del macro y microcentro de esa ciudad santafesina, donde se registró un incremento de hechos de violencia en las últimas semanas, informaron oficialmente.

Los 300 efectivos de esas fuerzas federales de seguridad se sumarán al personal de Gendarmería Nacional que ya se encontraba trabajando en Rosario, bajo la coordinación de la Unidad Ministerial Rosario (UMR) que se creó tras un acuerdo entre la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti.

Además del envío de los efectivos de la Policía Federal y de Prefectura, el ministerio acordó el envío de doce camionetas, diez motos y dos tanquetas que se utilizarán para el patrullaje en la zona céntrica de Rosario.

"Del mismo modo, en las zonas aledañas a la ciudad –donde también se han registrado delitos y hechos de violencia- se encuentra desplegada la Policía de Seguridad Aeroportuaria, así como también fuerzas de la PNA y de las Fuerzas de Respuesta Inmediata (FRI), de la PFA", dice el comunicado del Ministerio de Seguridad de la Nación.

El secretario de Seguridad y Política Criminal de la Nación, Eduardo Villalba, aseguró que el envío de los efectivos de las fuerzas federales se concretó "por pedido del gobernador Omar Perotti" y que los efectivos están destinados en "sectores puntuales donde se han incrementado algunos delitos”.

“Vamos a prestar colaboración más allá del trabajo que ya se viene realizando. El problema que atraviesa la provincia no se va a solucionar sólo con más o menos personal, sino que a eso hay que agregarle acciones expresas de investigación criminal y de trabajo con el Poder Judicial para enfrentar la criminalidad organizada, tal como marcó la ministra Sabina Frederic”, agregó Villalba.

Según el comunicado de la cartera a cargo de Frederic, "la presencia de las cuatro fuerzas federales en el sur santafecino ha permitido, por un lado, ampliar el despliegue estratégico de las fuerzas, así como establecer operativos conjuntos con las fuerzas locales".

"Ello ha derivado en importantes avances en materia de investigación criminal, de correlación de variables sobre el delito y en acciones preventivas que derivaron en la desarticulación de organizaciones relacionadas con el tráfico de drogas ilegales, así como de posesión y uso de armas de fuego", agregó. (Télam)