Una fiscalía jujeña solicitó el cese de la detención de un policía investigado por la muerte de su pareja, ocurrida en mayo de 2019, ya que la principal hipótesis que maneja es que la mujer aparentemente se suicidó, informaron hoy fuentes judiciales.

El pedido del fiscal Diego Cussel, a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos contra la Integridad de las Personas y Homicidios de Jujuy beneficia al sargento primero Oscar Iturre, imputado en un primer momento por el presunto femicidio de Mariela Micaela Giménez (29).

Según las fuentes, si bien inicialmente el policía fue investigado por el delito de "homicidio agravado por la convivencia y por la violencia de género de un hombre contra una mujer", la principal hipótesis de la fiscalía ahora apunta a un posible suicidio.

El hecho ocurrió el 18 de mayo de 2019 cuando en una casa del barrio Los Huaicos de la capital jujeña efectivos policiales hallaron muerta a Giménez y los familiares de la mujer culparon a Iturre.

La mujer fue encontrada en el interior de un ropero de su habitación con signos de estrangulamiento con un lazo o soga por lo que en su momento se requirió la autopsia y se detuvo a su pareja.

En el marco de la investigación penal preparatoria (IPP) por la muerte de Giménez, la fiscalía sostuvo que “tras evaluar los elementos probatorios que obran en el expediente, solicitó el cese de detención”, del único acusado en la causa.

“Desde el momento del hallazgo del cuerpo de la joven, se dio inicio a la IPP, con la hipótesis de estar ante un posible femicidio, por lo que se activó el protocolo de investigación correspondiente a este tipo de hechos”, agregaron en un comunicado de prensa oficial.

Más adelante precisaron que “surgió de la autopsia médico legal llevada a cabo por el médico forense del MPA, Rodrigo Montes de Oca, que la causa de muerte fue anoxia anóxica por ahorcadura, con probable etiología suicida”.

Asimismo refirieron que se realizó una junta médica para analizar el deceso, la cual arrojó resultados “discordantes” entre sus integrantes, siendo que dos de los tres profesionales intervinientes, Rodrigo Montes de Oca y Carlos Vargas, “determinaron que la causa de muerte de Giménez, fue por “anoxia anóxica por ahorcadura, con lesiones cefálicas durante fase agónica por elemento romo animado de movimiento vitales no letales, con etiología médico legal probable suicida”.

En el marco de la causa también se llevaron adelante, “múltiples medidas probatorias”, entre ellas, “cotejos de ADN, análisis del elemento constructor, extracción de datos, análisis de los teléfonos celulares y conversaciones de llamadas, declaraciones testimoniales”, agregaron.

Entre otras de las medidas del MPA requirieron la colaboración del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) a los fines de que emita opinión respecto a la IPP; “sin obtener, de los mismos, resultados contundentes que vinculen al encartado con la muerte de quien era su pareja”.

Además señalaron que se solicitó a especialistas, “la realización de una autopsia psicológica respecto de la mujer fallecida, la cual determinó que surgen indicadores y presencia de ideas suicidas”.

“Por todo esto se determinó que no hubo intervención o participación de terceros en la muerte de Mariela Giménez”, aseveraron, por lo que evitaron extender el pedido de prisión preventiva del acusado.

En ese sentido expresaron que "encontrándose los plazos procesales vencidos, dado que Oscar Viviano Iturre estuvo privado de su libertad durante dos años, y no contando con elementos concretos y objetivos que hagan presumir que, de recuperar su libertad, podría entorpecer u obstaculizar la investigación”.

Finalmente, la fiscalía pidió de oficio “el cese de detención del inculpado; sin perjuicio de continuar con la investigación penal”. (Télam)