El fiscal que interviene en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa aseguró hoy que "sin lugar a dudas hubo un plan para matar" al joven estudiante de abogacía y consideró que "está probada y se va a seguir probando" la premeditación con la que fue atacado por los rugbiers imputados.

"La conclusión es muy positiva. A esta altura se está probando todo lo que queríamos acreditar, con mucha prueba", dijo esta mañana el fiscal Juan Manuel Dávila antes de ingresar a los tribunales de Dolores para participar de una nueva audiencia del juicio.

Para el funcionario judicial "sin lugar a dudas hubo un plan para matar a Fernando" y eso "está probado y se va a seguir probando", en las próximas audiencias.

Respecto a los testigos que declararán hoy ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC), Dávila aseguró que son "muy importantes", ya que "son peritos faciales que declaran en relación a todos los videos que están en la causa". (Télam)