Los investigadores del femicidio de Moreno descubrieron a partir de una serie de videos que la víctima y el asesino se conocían y estuvieron toda la noche juntos, aunque a 24 horas del hecho continuaban sin poder identificar a ninguno de ellos, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

En tanto, el fiscal a cargo de la causa, Gabriel López, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Moreno, recibió en las últimas horas un informe preliminar de la operación de autopsia realizada ayer a la víctima NN que confirmó un “triple mecanismo homicida”, según confiaron a Télam fuentes judiciales.

Tal como ya había visto el perito que recolectó el cadáver en la escena del crimen, los forenses de la morgue de General Rodríguez detectaron que la víctima tenía signos de estrangulamiento, que sufrió cortes en el cuello -probablemente con una botella rota-, y politraumatismos severos en el cráneo y en el rostro que la dejaron desfigurada.

La clave de la investigación pasa por una secuencia de videos de cámaras de seguridad que los investigadores de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Moreno-General Rodríguez y de la comisaría 1ra. fueron recopilando.

A partir de esos videos, se pudo reconstruir que víctima y victimario se conocían, aunque no se sabe desde cuándo, y que pasaron toda la noche juntos.

“Vinieron de la zona de Merlo, donde estuvieron en un pool del cual los echaron por algún incidente. De ahí se tomaron un colectivo y llegaron al centro de Moreno, donde durante varias horas recorrieron distintos bares y pooles”, dijo a Télam un investigador judicial.

Los pesquisas tienen un video del interior de uno de esos pooles donde se ve a la pareja: la mujer vestida con calzas negras, una remera y el cabello recogido y atado con un pañuelo, y el sospechoso con pantalones oscuros, gorra con visera dada vuelta y una campera sobre sus hombros. Ambos con barbijo colocado.

Según la investigación, a las 3 de la madrugada, en el horario de cierre de bares en provincia de Buenos Aires, la pareja abandonó el último pool donde estuvo y se quedó dando vueltas por el centro de Moreno hasta que a las 5 de la madrugada se captó una secuencia que dejó claro a los investigadores que entre ellos hubo algún problema.

En el primero de esos videos, registrado a las 5.04 de ayer, se ve que el hombre se aleja a paso apurado y recoge de la calle una piedra o trozo de baldosa desprendido de una vereda que guarda en uno de sus bolsillos, mientras que la mujer lo sigue de atrás aunque a cierta distancia.

Un minuto más tarde, otra cámara captó al hombre doblando en una esquina y empezando a trotar para continuar la fuga, mientras la chica aparece 20 segundos después, continuado la persecución.

En el tercer video de esa secuencia se observa como el sospechoso frena el trote para agarrar de la calle un botella vacía de cerveza de la marca “Stella Artois”, que luego apareció destrozada en la escena del crimen, ya que fue utilizada como una de las armas homicidas.

Unos segundos más tarde aparece en el cuadro del mismo video la víctima que también venía trotando para alcanzar el joven.

El resto de los videos son los que ya se conocían de ayer: a las 5.38 hay una cámara de una vivienda particular de la calle Rivadavia al 200 que registró el momento en el que el hombre comenzó a agredir y asesinó a la víctima en el predio de un salón de fiestas deshabitado ubicado en la cuadra de enfrente.

Unos minutos más tarde, a las 5.56, con dos cámaras de una confitería ubicada en la esquina Rivadavia y Concejal Rosset, se observa que el hombre descartó en un cesto de basura un trozo de baldosa ensangrentado envuelto en una bolsa de arpillera, que fue secuestrado por los peritos y se cree fue el objeto contundente con el que golpeó a la víctima en la cara y la cabeza.

“Tenemos una última secuencia de videos donde vemos que al asesino subir a un colectivo para el lado de Luján, pero del que se bajó a las ocho cuadras, y comenzó a caminar con rumbo errático hasta que lo perdemos de vista”, dijo a Télam otro de los investigadores.

El caso se descubrió ayer, pasadas las 7 de la mañana, cuando una mujer trans se acercó a la entrada del salón de fiestas abandonado para orinar y se encontró el cadáver de la víctima.

Tras un llamado al 911, al lugar arribó personal de la comisaría 1ra. de Moreno de Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) se confirmó que la víctima, de entre 25 y 40 años, yacía muerta y presentaba un fuerte traumatismo de cráneo, signos de estrangulamiento por asfixia mecánica y desfiguración de la cara. (Télam)