Siete de cada diez homicidios ocurridos en la ciudad santafesina de Rosario en lo que va del año fueron planificados por sus ejecutores o por quien los encomendó, y se registró un 13 por ciento más de asesinatos relacionados a organizaciones criminales que en 2020, informaron hoy fuentes oficiales.

En los primeros nueve meses de 2021 ocurrieron 178 homicidios dolosos en Rosario, la cifra más alta en el mismo plazo de los últimos años, con excepción de 2014 cuando el fenómeno de la violencia altamente lesiva alcanzó su techo hasta ahora.

Un informe publicado hoy por el Observatorio de Seguridad Pública (OSP) de Santa Fe, realizado en forma conjunta con el Ministerio Público de la Acusación (MPA), señaló que el 74,7% de los crímenes registrados en Rosario tuvieron "aunque sea un mínimo de planificación".

"Para el departamento Rosario, en tres de cada cuatro casos se visualizó que la agresión que dio lugar a la muerte no fue espontánea, sino que tuvo un componente aunque sea mínimo de planificación", indicó el trabajo estadístico.

Y agregó que "este indicador es superior al registrado a nivel provincial (66%) y mayor aún al de La Capital (52,4%). Si bien en el año 2020 este indicador fue similar al observado en lo que va del 2021, se registró un porcentaje algo superior de casos en los que se pudo descartar la existencia de planificación".

Según la misma fuente, el 15,2% de los homicidios no estuvieron planificados sino que fueron "espontáneos", mientras que el 10,1% restante está aún bajo investigación.

Click to enlarge
A fallback.

Siempre de acuerdo al informe del OSP, el 62,4% de los asesinatos tuvieron como contexto la actividad de organizaciones criminales vinculadas a la economía ilegal, fundamentalmente el comercio ilícito de estupefacientes.

En el mismo período de 2020, ese porcentaje había sido del 49,3% en Rosario.

Por el contrario, los homicidios motivados en "conflictos interpersonales" alcanzaron entre enero y septiembre de este año al 16,9% del total, mientras que en el mismo período de 2020 habían sido del 31,5%.

También descendieron los asesinatos ocurridos en situación de robo, que este año representan el 2,2% del total de crímenes y el año pasado fueron el 7,5%.

"Cuando se analiza para el departamento Rosario la distribución de las muertes violentas de acuerdo a los contextos en los que sucedieron, se observa una presencia mayor que a nivel de la provincia o del departamento La Capital de homicidios que se inscriben en tramas asociadas a organizaciones criminales y/o economías ilegales", sostuvo el trabajo.

"En este departamento –continuó- la proporción asciende a seis de cada diez casos, mientras que los porcentajes son de 14,3% en el departamento La Capital y 46,6% en la provincia considerada como un todo".

El análisis de los datos estadísticos también reveló que hubo 21 víctimas de asesinato por error en la provincia de Santa Fe en los primeros nueve meses del año.

Es decir, que quienes murieron no eran las personas a las que estaban destinados los ataques.

En el departamento Rosario, ese número alcanzó a unas 17 personas que quedaron en medio de balaceras entre bandas o fueron confundidas por sus ejecutores.

"En el departamento Rosario se identificó que una de cada diez de las víctimas no eran destinatarias principales de los ataques, cifra similar a la registrada a nivel provincial (7,8% del total) mientras que en La Capital la proporción fue 4,8%", detalló el informe y añadió que "este valor resulta hasta ahora levemente superior al registrado para Rosario en todo el año 2020".

Por último, el informe de 46 páginas, al que accedió Télam, mostró que el fenómeno de la violencia armada en la provincia de Santa Fe –cerca del 80% de los crímenes fue cometido con armas de fuego- se concentraron fundamentalmente en los departamentos La Capital y Rosario, un 89% de los asesinatos ocurridos hasta ahora en 2021.

La publicación del OSP señaló que "en lo que va de 2021 nueve de cada diez homicidios tuvieron lugar en los departamentos La Capital y Rosario. Esta fuerte concentración territorial ya se apreció en años anteriores. Sin embargo, este año supera incluso los niveles registrados en 2014, momento en el que este indicador había tomado el valor más alto del período". (Télam)