Más de una tonelada de marihuana, acondicionada en 1.071 “ladrillos” prensados, fue descubierta en una tarea de patrullaje nocturno que hizo Gendarmería Nacional bajo una intensa lluvia en la localidad misionera de Colonia Gisela, donde además secuestró un vehículo que sufrió un desperfecto mecánico.

Así lo informaron hoy voceros de la fuerza de seguridad federal y precisaron que el hallazgo fue concretado por los integrantes de la sección Jardín América del escuadrón 11 San Ignacio, mientras recorrían senderos secundarios que conducen desde la zona costera del río Paraná, a la altura de Colonia Gisela, hacia la ruta nacional 12.

Los gendarmes observaron una camioneta Toyota Hilux conducida por un hombre que aceleró la marcha del vehículo para evadir a los uniformados e impactó contra la banquina debido a la destrucción de un neumático y huyó hacia el interior del monte, añadieron las fuentes.

De inmediato, los uniformados rastrillaron la zona y registraron el interior y la caja trasera del rodado 38 bultos de grandes dimensiones de los cuales emanaba un fuerte olor característico a marihuana.

De las pruebas de campo Narcotest realizadas sobre las sustancia y en presencia de testigos, surgió resultado positivo para “cannabis sativa”, con un peso total de 1.091,897 kilogramos, acondicionados en 1.071 “ladrillos”.

Mediante la intervención de la Fiscalía Federal de Oberá, los gendarmes decomisaron el estupefaciente y el rodado, el cual presentaba “pedido de secuestro” por robo, añadieron los informantes. (Télam)