Un fiscal ordenó allanar hoy la Unidad Regional II de Santa Fe, sede de la Policía de Rosario, y secuestró varios teléfonos celulares de miembros de la fuerza de seguridad en una causa por presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La medida se realizó este mediodía en el predio de la ex fábrica Militar de Armas "Domingo Matheu", donde está la sede de la Policía rosarina.

Según informó a través de un comunicado el Ministerio Público de la Acusación (MPA), "se procedió a cautelar celulares de diversos agentes policiales de la URII".

Sin brindar mayores detalles, el MPA comunicó que "el procedimiento es en base a una investigación por presuntos incumplimiento de deberes de funcionario público".

La medida fue llevada adelante por personal de la Agencia de Control Policial y de la Agencia de Criminalidad Organizada de la Fiscalía Regional Rosario.

Según otras fuentes consultadas por Télam, el fiscal José Luis Caterina ordenó el secuestro de los teléfonos móviles de un grupo de policías –cuyo número exacto no se dio a conocer- a raíz de una denuncia presentada contra los agentes de la Unidad Regional II en los últimos días.

El objetivo del procedimiento es corroborar o descartar, mediante el análisis y peritaje de los teléfonos, el planteo realizado en la denuncia que originó la causa por presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público. (Télam)