Los tres hombres acusados de transportar 378 kilos de cocaína a bordo de una camioneta en la que circulaban por caminos rurales del centro de la provincia de Buenos Aires en agosto de 2018 se negaron a declarar hoy en el comienzo del juicio oral y público que se desarrolla en los tribunales de Mar del Plata.

Cerca de las 11 de este viernes el Tribunal Oral Federal (TOF) de Mar del Plata, encabezado por los jueces Nicolás Toselli, Roberto Atilio Falcone y Fernando Machado Pelloni, dio comienzo al debate, dándole la posibilidad de declarar a los imputados Ramón Méndez Peralta (53), Enzo Eduardo Gareca (45) y Fabián Ángel Rojas (49), pero desistieron de dicho derecho procesal.

En tanto, el fiscal Juan Manuel Pettigiani expresó que los acusados deberán responder por el delito de transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres personas delito previsto por los diferentes artículos de la Ley 23.737, en calidad de coautores.

De acuerdo con la hipótesis del representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), "la cantidad de material secuestrado y de la forma en que estaba acondicionado son pruebas suficientes de que la droga secuestrada tenía como fin su comercialización".

Durante el resto de la audiencia, las partes escucharon la declaración de los primeros cinco testigos, tres de ellos por zoom, y su mayoría personal policial que intervino en la persecución y detención de los tres imputados y el secuestro de la camioneta y de la droga.

Uno de ellos es Carlos Germán Ludueña, jefe de la patrulla rural de Las Flores, quien debió requisar la camioneta en la que se trasladaban los imputados y al referirse al hallazgo de la droga aseguró: “Eran los panes famosos que vemos por la televisión; nunca habíamos tenido ante la vista algo así”.

Click to enlarge
A fallback.

Al ser consultado por el fiscal acerca de cómo creía que había llegado la cocaína a esa zona rural, Ludueña contestó que “posiblemente haya venido en avioneta. Por un trasbordo de vehículo a vehículo, o de esa forma, otra manera no hay”,

Tras la finalización de la primera audiencia, el fiscal Pettigiani manifestó a Télam que están “ante un caso muy importante donde se trata del transporte de casi 380 kilos de cocaína con un nivel de pureza muy alta".

"Comprobaremos a lo largo del debate que ellos eran los responsables del transporte de la droga y sobre la importancia de la cantidad y de su pureza, la cual tiene una capacidad de intoxicar a más de tres millones y media de personas ", expresó.

Luego señaló que “si bien las penas que les corresponde van de entre los 6 a los 20 años, porque no solo es el transporte de estupefacientes sino por la intervención de tres o más personas en forma organizada”, pedirán “la máxima".

El hecho ocurrió el 12 de agosto de 2018, cerca de las 10, cuando dos subtenientes de la Estación de Policía Comunal de la localidad de Pila observaron la camioneta Fiat Toro patente AB521TP, que circulaba a alta velocidad por una zona de caminos de tierra.

Ante esa situación, los oficiales interceptaron el vehículo y solicitaron a sus ocupantes la exhibición de la documentación personal y del rodado.

Mientras que personal policial chequeaban los datos aportados, los ahora imputados se dieron a la fuga por los caminos de tierra en dirección a la localidad de General Belgrano.

De esa forma, se inició una persecución en la cual intervinieron las estaciones de policía de las localidades linderas de Las Flores y Belgrano.

En medio de la huida, la camioneta en la que iban Peralta, Rojas y Gareca sufrió un desperfecto mecánico, por lo que se detuvieron en un establecimiento cercano, llamado "La Castorina", donde posteriormente la policía logró capturar a los fugitivos.

Al momento de requisar el rodado, se determinó que en la camioneta llevaban 356 panes de forma rectangular que contenían cocaína, los cuales tenían un peso total de 378 kilogramos.

El juicio prevé la realización de las audiencias los días viernes, cada dos semanas y bajo modalidad mixta, presencial y virtual. (Télam)