El hombre acusado de haber asesinado a su esposa, una mujer de 31 años estrangulada en su casa de la localidad bonaerense de O’Brien, partido de Bragado, se negó hoy a declarar y continuará detenido por el femicidio, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Marcelo Uralde (42), quien convivía con la víctima pese a estar separados y quien tras el hecho cometido el miércoles llamó a un familiar policía para contarle que habían tenido una pelea con Alejandra Abigail Yannone y que creía que la había matado.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal Lisandro Massón, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Mercedes, y con la intervención local de la Ayudantía de Fiscalía de Bragado, indagó al sospechoso.

El acusado se negó a declarar y seguirá detenido por el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por ser materializado por un hombre hacia una mujer mediando violencia de género”, que prevé prisión perpetua.

El crimen ocurrió entre las 13 y las 15:57 del miércoles último en una vivienda ubicada en el cruce de las calles Almirante Brown y Santa Fe de esa pequeña localidad del mencionado partido de Bragado, a unos 240 kilómetros al oeste de la Capital Federal.

La intervención policial se inició cerca de las 16, cuando el propio imputado se comunicó con un pariente policía para decirle: “Me parece que se me fue la mano y maté a mi mujer”, según confiaron a Télam los voceros consultados.

A partir de ese llamado, se envió un móvil policial al domicilio y allí los efectivos fueron recibidos por Uralde, quien los condujo hasta una habitación donde Yanone yacía tirada boca arriba.

Al lugar también arribó una ambulancia, cuyo médico constató que la víctima estaba fallecida, por lo que, tras la consulta judicial de rigor, se preservó la escena del crimen para el trabajo de los peritos y se dispuso la detención de Uralde.

A simple vista, los médicos policiales que revisaron el cuerpo en el lugar notaron signos de estrangulamiento con una marca en el cuello similar a la que pudo haber dejado un cordón.

La autopsia confirmó que el crimen fue cometido mediante estrangulamiento hasta causarle la muerte por asfixia, en tanto que sus restos fueron despedidos ayer por la tarde en la sala velatoria ubicada en General Paz 1186 de O'Brien e inhumados en el Cementerio Municipal.

“Estaban casados legalmente pero por divorciarse. Convivían bajo el mismo techo, pero estaban separados. La pareja tiene dos hijos en edad escolar”, contó a Télam uno de los investigadores,

Los mismos informantes indicaron que en el fuero penal no había registros de denuncias previas por violencia de género de la víctima hacia el imputado.


(Línea 144: atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género. Por WhatsApp: +5491127716463). (Télam)