Los dos sospechosos acusados del homicidio de un joven de 25 años, asesinado a balazos en la cabeza durante un intento de robo cuando esperaba una combi para ir a trabajar a una fábrica de neumáticos, en la localidad bonaerense de Pablo Nogués, se negaron a declarar y seguirán detenidos en una dependencia policial, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Emanuel Rodríguez (19) y Darío Suárez (34), quienes se abstuvieron de declarar ante la fiscal Karina Carbonella, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 20 descentralizada en Malvinas Argentinas, Departamento Judicial San Martín, en el marco de la investigación por el crimen de Joel Quinteros.

Fuentes judiciales informaron a Télam que los apresados fueron acusados como coautores del crimen del joven y a uno de ellos le secuestraron ropa que sería la utilizada al momento de ataque.

Gladys, madre de la víctima había dicho ayer desde el lugar del crimen: "Tengo el dolor más grande del mundo. Me sacaron a mi hijo. Solo quiero justicia".

"Lo mataron por un teléfono celular. Quiero que lo encuentren y vaya preso", agregó la mujer en declaraciones al canal Todo Noticias.

En los allanamientos para las detenciones, los efectivos de la comisaría 1ra. de Grand Bourg secuestraron la ropa que vestían ambos al momento del crimen del joven, documentación de la moto en la que se desplazaban y uniformes policiales.

A su vez, los agentes incautaron una pistola Bersa calibre .22 largo con la numeración suprimida, una carabina del mismo calibre, 30 proyectiles y un chaleco policial.

También decomisaron alrededor de 5.000 dosis de LSD, marihuana, cocaína y tres balanzas electrónicas de precisión.

El crimen de Quinteros ocurrió el jueves a las 5.30 en calle Mariotte y Alfonsina Storni, a una cuadra de un barrio privado y cerca del Olivos Golf Club, en la mencionada localidad del partido de Malvinas Argentinas, en el noroeste del conurbano.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la víctima aguardaba la llegada de una combi para dirigirse a trabajar cuando fue abordado por dos hombres a bordo de una moto.

El joven recibió dos balazos en la cabeza que le causaron la muerte casi en el acto, tras lo cual, unos vecinos que escucharon las detonaciones llamaron al 911.

Según las fuentes, efectivos de la comisaría 3ra. de Pablo Nogués arribaron a la zona de inmediato y comenzaron a entrevistarse con algunos testigos. (Télam)