Uno de los dos acusados que hoy comenzaron a ser juzgados por el intento de tráfico a Europa de 389 kilos de cocaína de alta pureza en 12 valijas que estuvieron escondidas en la Embajada de Rusia en Buenos Aires, se declaró inocente y afirmó que fue "engañado".

El juicio comenzó esta mañana de manera remota ante el Tribunal Oral Federal 4, integrado por los jueces Jorge Gorini, Ricardo Basílico y Nestor Costabel.

Al inicio del debate, que se transmitió por la plataforma Zoom, los jueces escucharon la lectura de un resumen de la acusación fiscal contra los dos imputados que son el exoficial de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires Iván Blizniouk (38) y el mecánico nacionalizado argentino, Alexander Chikalo (40), ambos detenidos en el penal de Marcos Paz.

Desde la sala de conferencias de ese penal, ambos escucharon como se los acusa de haber integrado una "organización transnacional" que intentó traficar cocaína entre Alemania, Reino de Países Bajos y Rusia, con cuatro cómplices investigados en este último país.

Chikalo aceptó prestar declaración indagatoria en el inicio del debate oral y apuntó al empresario Andrey Kovalchuk, quien fue juzgado en Rusia por el mismo hecho, que comenzó a investigarse con el hallazgo de la valijas en un anexo de la sede diplomática en diciembre de 2016.

"Me presentaron en la embajada a un tipo que dijo que presentaba a empresarios interesados en compras en Argentina, parecía influyente", explicó Chikalo al TOF 4.

El mecánico naval sostuvo que Kovalchuk viajaba a la Argentina y les propuso a él y al también juzgado exoficial Blizniuk, desde ser intermediarios en la filmación de un documental sobre la vida del Che Guevara hasta la importación de trigo sarraceno, caviar, chocolate y coñac y la exportación de carne argentina.

El fiscal de juicio Abel Córdoba preguntó a Chikalo qué conocimientos previos tenía de exportación e importación, a lo cual el acusado admitió que ninguno y que por ejemplo enviaba correos electrónicos a frigoríficos para preguntar si "querían vender carne argentina" a Rusia, pero casi nunca le contestaban o le daban precios "muy caros".

El detenido hizo un extenso relato que incluyó su vida como marino mercante en la Argentina, su viaje a Rusia para "conocer a su esposa" y detalles de cómo se vinculó a este empresario presentado por el expolicía, a través de ofertas para realizar diferentes negocios entre ambos países, que nunca se concretaron, dijo.

Sin embargo, sostuvo que, cuando el empresario comenzó a hablar de envíos de valijas a Rusia, tanto él como su amigo se distanciaron porque les parecía que "mentía".

A su turno, Blizniuk se negó a prestar declaración indagatoria pero hizo una breve exposición en la cual rechazó la acusación, dijo no saber de qué se lo acusa, detalló como fue su vida desde que llegó al país en 1999 a los 17 años y su paso por Prefectura Naval y luego por la Policía Metropolitana donde llegó a ser "inspector principal".

Según la acusación, los dos quedaron presos en febrero de 2018 por haber "intervenido en el almacenamiento" de unos 389 kilos de cocaína de alta pureza acondicionada en 360 paquetes que estuvieron escondidos más de un año en doce valijas, en un anexo de la Embajada de Rusia en la calle Posadas 1663 de la ciudad de Buenos Aires.

La causa se inició el 14 de diciembre de 2016, cuando las propias autoridades diplomáticas de la embajada sospecharon de esas valijas, encontraron la droga y lo denunciaron ante el Ministerio de Seguridad de la Nación y la justicia argentina.

Según la pesquisa, las valijas fueron introducida antes de julio de ese año por un exdiplomático de esa dependencia con la intención de trasladarla "en forma fraudulenta por canales diplomáticos" a Europa.

Chikalo y Blizniuk están procesados por haber llevado adelante "la logística necesaria para la obtención, acondicionamiento, transporte y almacenamiento de la droga".

A Chikalo se lo acusa de acondicionar el estupefaciente en las valijas, parte de las cuales reconoció haber guardado a pedido del empresario ruso en su casa sin saber su contenido.

A Blizniuk "como funcionario público, valerse de sus contactos para evitar controles policiales y aduaneros en el aeropuerto internacional de Ezeiza" además de entregar "regalos provistos por la organización"

El juicio continuará el próximo jueves 25 con el inicio de declaraciones de testigos también por videoconferencia. (Télam)