Los fiscales que investigan el doble homicidio de José Enrique Del Río y su esposa María Mercedes Alonso ordenaron la realización de un peritaje balístico creado por el FBI estadounidense, a partir del cual, analizando las estrías de las balas que asesinaron a las víctimas, podrán saber qué marca y modelo de pistola calibre 9 milímetros fue empleada como arma homicida, informaron hoy fuentes judiciales.

Este estudio balístico forense se suma a los ya ordenados la semana pasada para cotejar los proyectiles y vainas secuestrados en la escena del crimen o en las autopsias, con las únicas dos pistolas calibre 9 milímetros incautadas en la causa: una Glock hallada dentro de una caja en la baulera de un departamento que alquilaba el imputado Martín Del Río en el barrio porteño de Belgrano, y una Bersa que estaba en la casa de fin de semana que las víctimas tenían en el country San Diego del partido bonaerense de Moreno.

"Estamos seguros de que esos cotejos van a dar negativo. Creemos que la pistola homicida la hizo desaparecer y que podría ser otra Bersa 9 milímetros cuya credencial fue hallada dentro de la caja de la Glock, en la baulera de Belgrano, y cuya ausencia Del Río no pudo aún justificar", dijo a Télam una fuente judicial.

Por eso, los fiscales Marcela Semería, Alejandro Musso y Martín Gómez solicitaron a los expertos en balística que analicen los proyectiles de causa para saber de qué tipo y marca de pistola 9 milímetros salieron.

El estudio, creado por el FBI estadounidense y conocido como "Rifling Data Search" (en inglés), consiste en analizar en el microscopio comparador balístico las estrías del proyectil, que son las marcas en forma de espiral que imprime el cañón de un arma de fuego alrededor de una bala.

Por la cantidad de estrías, su ancho, su profundidad y si giran hacia la izquierda (levogiro) o a la derecha (extrogiro), los peritos podrán determinar qué marca y modelo de pistola es compatible con esas estrías de los proyectiles de causa.

Todas las policías científicas del mundo cuentan con una especie de "vademécum balístico", es decir, una base de datos con el tipo de estriado que dejan en los proyectiles unas 17.500 armas de fuego de diversos calibres, con el que se compararán las características de los proyectiles estudiados.

El mismo análisis se hace también con las vainas servidas, ya que a partir de la marca que imprime en el casquillo la aguja percutora de una pistola, se puede establecer el tipo de pistola. (Télam)