La Cámara Federal de Casación Penal anuló hoy el beneficio de la semilibertad otorgado el año pasado a unos de los cabecillas del denominado "Clan Ale" de Tucumán, y que en 2017 fue condenado a 10 años de prisión por liderar una asociación ilícita dedicada al lavado de activos provenientes de la trata de personas con fines de explotación sexual y el narcotráfico, entre otros delitos.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fallo unánime de los camaristas Guillermo Yacobucci, Alejandro Slokar y Carlos Mahiques también apartó a los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Federal tucumano que había beneficiado a Adolfo Ángel "el Mono" Ale (65).

La Cámara, al ser lugar al planteo del Ministerio Público Fiscal, resolvió que se designen nuevos jueces y que se efectúe un nuevo pronunciamiento al respecto.

"Nuevamente se advierte que los jueces han realizado un examen parcializado de la materia y se advierte que las razones invocadas en la decisión recurrida lucen insuficientes para adoptar el temperamento recaído, toda vez que el a quo no ha satisfecho cabalmente lo ordenado por esta Sala en su actuación anterior", sostuvo Slokar en su voto.

El camarista también mencionó que no se había logrado explicar la naturaleza del trabajo que realizaría Ale en su régimen de semilibertad y que existía una falta de acreditación de la propiedad de los inmuebles por parte del acusado.

"(…) La distancia que existe entre las fincas denunciadas con el domicilio en donde Ale cumple el arresto domiciliario (…) le permitirán al encausado desplazarse ampliamente por la provincia", indicó, al tiempo que los jueces Yacobucci y Mahiques adhirieron a estos argumentos.

En tanto, Rubén "la Chancha" Ale, hermano del "Mono" y condenado a la misma pena y por el mismo caso, fue beneficiado el mes pasado con la excarcelación por decisión de los jueces tucumanos Gabriel Casas y los subrogantes Domingo Batule y Enrique Lilljedahl, quienes dieron por cumplido las dos terceras parte de la condena sin un fallo definitivo.

"La Chancha", que estaba cumpliendo prisión bajo la modalidad de arresto domiciliario desde el 30 de diciembre de 2014, fue condenado a 10 años de prisión junto al "Mono" y otros 10 integrantes del denominado "Clan Ale" por lavar activos provenientes de la trata de personas con fines de explotación sexual y el narcotráfico, entre otros delitos.

Mientras tanto, la condena a "La Chancha" Ale no está firme porque la apelación se encuentra pendiente de resolución en la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal.

"La mora en la resolución de casos es un problema que tenemos los argentinos y este es un claro ejemplo de que la velocidad con que se resuelven las causas no es la que necesita la sociedad", opinó Carlos Garmendia, abogado de la Fundación "María de Los Ángeles", creada por Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, desaparecida en 2002 cuando fue secuestrada para obligarla a prostituirse en la provincia de La Rioja.

Además, aclaró que "nadie puede estar preso definitivamente sin una condena firme".

"La Chancha" y "el Mono" estaban al frente del clan que fue vinculado con la desaparición de Marita Verón bajo sospechas de rapto y red de trata, además de ser relacionados con el narcotráfico, el juego clandestino y los cobros extorsivos.

Por su parte, Trimarco señaló a "La Chancha" como el máximo responsable del secuestro y desaparición de su hija, aunque nunca fue condenado por este crimen.

La Justicia federal tucumana decidió investigar a los Ale en 2013 por asociación ilícita y lavado de activos a partir de un informe realizado por la Unidad de Información Financiera (UIF).

"La Chancha" estaba registrado en la AFIP como un simple monotributista categoría G en diversos rubros de transporte, aunque tenía un patrimonio de casi 40 millones de pesos incluyendo una larga lista de propiedades, más de 100 vehículos entre autos y camiones y 72 armas de fuego valuadas en más de 400.000 pesos. (Télam)