La Cámara de Apelaciones salteña revocó hoy la prisión domiciliaria de tres hombres acusados del secuestro extorsivo de un taxista de 30 años en la localidad de Salvador Mazza y ordenó sus respectivos traslados a una unidad penitenciaria, informaron hoy fuentes judiciales.

En una audiencia realizada esta mañana, la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, integrada por los jueces Mariana Inés Catalano, Luis Renato Rabbi Baldi y Guillermo Federico Elías, resolvió por mayoría revocar la medida concedida por el juez de Garantías de Orán, Jorge Gustavo Montoya.

De acuerdo al sitio institucional www.fiscales.gob.ar, los camaristas hicieron lugar de esta manera a la impugnación presentada por los auxiliares fiscales de la Sede Fiscal Descentralizada de San Ramón de la Nueva Orán y de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos.

Además ordenaron el traslado de los tres acusados a una unidad penitenciaria, donde permanecerán alojados hasta que se resuelva su situación procesal.

El secuestro extorsivo fue denunciado el 7 de diciembre pasado ante la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, en la ciudad de Tartagal, tras lo cual, en razón de la competencia federal, las actuaciones pasaron a la órbita de la Sede Fiscal Descentralizada de Orán.

Desde ese momento, la auxiliar fiscal María del Carmen Núñez y el auxiliar fiscal Francisco Valencia encabezaron numerosas actuaciones dirigidas inicialmente a lograr el rescate de la víctima.

Click to enlarge
A fallback.

El hombre había sido raptado el 6 de diciembre cuando salió de su casa, en la localidad de Salvador Mazza, que está a más de 415 kilómetros al norte de la ciudad de Salta, en la frontera con Bolivia.

Según el relato de la madre del taxista, ese día llegó a su casa un familiar con su pareja, con quienes su hijo se fue con destino a Bolivia.

Sin embargo, horas más tarde llamó afligido y les pidió a sus familiares que reunieran 28 mil dólares que debían entregar a las personas que lo tenían cautivo.

Horas después, una hermana del taxista acordó un encuentro en una plaza de la ciudad de Tartagal para la entrega del dinero y, acompañada de su pareja, intentó sin éxito detener a la persona que fue enviada a cobrar el rescate.

Posteriormente, la familia intentó otro encuentro para pagar el rescate, que también se frustró, por lo que decidieron dar intervención a la Policía sobre lo sucedido con el joven secuestrado, quien había enviado varios audios y videos en los que pedía el pago del rescate, debido a que su vida estaba en peligro.

Posteriormente, con intervención de efectivos de la Policía de Salta y la Gendarmería Nacional, se realizaron dos allanamientos en domicilios de personas vinculadas con el hecho, medidas que permitieron reunir más pistas del caso.

En tanto, sin descartar la posibilidad de que el taxista hubiera sido trasladado a Bolivia, se coordinaron tareas con las autoridades del vecino país para dar con los responsables, lo cual generó un gran movimiento en ambos lados de la frontera.

Esta situación llevó a los secuestradores a liberar al taxista, quien apareció el 10 de diciembre en inmediaciones del paraje La Estrella, en el departamento Orán, a unos 219 kilómetros de Salvador Mazza.

Según el examen médico, la víctima fue golpeada, aunque no presentaba lesiones de gravedad.

En tanto, los tres acusados, familiares entre sí, y uno de ellos familiar de la víctima, fueron detenidos el 15 de diciembre tras una serie de allanamientos realizados en la provincia de Neuquén. (Télam)