Un narco jujeño que estuvo varios años prófugo en una causa en la que se lo imputaba por sobornar a un juez federal fue condenado esta tarde a 15 años de prisión como coautor del transporte de 411 kilogramos de cocaína, cargamento que fue secuestrado en Santiago del Estero en 2013, informaron fuentes judiciales,

La sentencia del Tribunal Oral Federal (TOF) 2, conformado por los jueces Abel Fleming, Gabriela Catalano y Domingo Batule, recayó sobre José Miguel Farfán (60), quien ya había sido condenado por delitos vinculados al narcotráfico.

El TOF 2 consideró a Farfán coautor del delito de "transporte de estupefacientes agravado por el número de intervinientes" y lo condenó a 15 años de prisión, informó el sitio institucional www.fiscales.gob.ar.

El fiscal general Carlos Martín Amad, del Área de Transición de la Unidad Fiscal Salta, había solicitado la misma calificación penal para el imputado pero una pena de 18 años de cárcel.

La audiencia comenzó a las 8 y, tras el derecho a réplica del fiscal Farfán y la dúplica del abogado defensor, Farfán expresó sus últimas palabras y reafirmó su inocencia.

Luego de dictar el veredicto Fleming, el presidente del TOF 2, dio a conocer los fundamentos de la sentencia y señaló que Farfán se encargó del “reconocimiento de las rutas y coordinación del transporte, circunstancias en que emitió directivas precisas para la ejecución de la operación. Todo ello se hizo siempre con un gran cuidado, en especial de no tener proximidad con la droga”.

El cargamento de 411 kilogramos de cocaína fue secuestrado en la provincia de Santiago del Estero en septiembre de 2013 y, durante los alegatos realizados ayer, el fiscal Amad dio por probado que la droga salió de una finca que era propiedad de Farfán, en la ciudad salteña de Apolinario Saravia, y que estaba oculta en 12 bolsas de arpillera en la caja de una camioneta marca Toyota.

Por el hallazgo de la droga, otros cuatro hombres recibieron penas de entre 7 y 17 años de cárcel en un juico anterior.

Para el fiscal, el imputado tenía completo dominio del cargamento de cocaína, ya sea desde la obtención del estupefaciente, su acondicionamiento en la camioneta y el control del traslado mediante la conducción de un auto Volkswagen Vento azul al frente del convoy.

Farfán, quien también estaba acusado de ingresar cocaína al país en avionetas provenientes de Bolivia, ya había recibido una condena de cinco años de prisión de 1999, cuando fue enviado a la cárcel, pero luego se fugó en 2003, cuando no regresó de una salida transitoria.

Según se dio por probado en un juicio que se realizó en Salta en 2016, el narco jujeño fue quien le pagó una coima al ex juez de Ejecución Penal José Antonio Solá Torino para levantar la orden de captura que pesaba en su contra.

Farfán luego fue recapturado en 2009 y comenzó a gozar del beneficio de la excarcelación hasta que no se presentó a declarar en el juicio a Solá Torino, por lo que nuevamente quedó en calidad de prófugo en 2015.

Finalmente, en febrero de 2019 el narco fue detenido en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, tras una investigación coordinada entre la Policía de ese país y la Gendarmería Nacional Argentina (GNA). (Télam)