En el crimen de Solange Grabenheimer existieron las siguientes líneas investigativas, algunas de las cuales instaladas por Lucila Frend, y cada una de ellas fue descartada por el fiscal y nunca se profundizaron, pese a las sugerencias de los jueces del Tribunal Oral Criminal 2 de San Isidro y del Tribunal de Casación que absolvieron a la amiga de la víctima.

-El obrero: Frend dijo que dos días antes del crimen vio al salir de su casa a un hombre que le causó miedo y entró en una obra en construcción al lado del PH. Las dos amigas habían permitido el ingreso al balcón de su vivienda a uno de los obreros y lo aprovecharon para hacer algunos trabajos de mantenimiento.

El médico, investigador y subcomisario de la División Homicidios, Julio César Julián –testigo clave para la defensa de Frend-, planteó en el juicio sus sospechas sobre el encargado de la obra lindera al PH y denunció que el fiscal no lo había dejado volcar esa hipótesis en la causa.

Julián fijó además la data de muerte entre las 10.10 y las 13.10 de aquel 10 de enero, con Lucila fuera de la escena.

Explicó que pese a que el día del crimen los obreros habían decidido no ir a trabajar porque llovía, este hombre declaró en la causa que se fue de su domicilio de San Miguel a Florida para reparar el teléfono celular de su mujer y de allí hizo una extracción de 50 pesos en un cajero de un Banco Francés a 15 cuadras de la escena del crimen a las 15.45 y que de allí se fue a la obra a ver si estaba todo en orden y que en el camino se encontró una mochila, que arrojó por arriba del portón de la obra, donde se hallaron tres bombachas de mujer, una de ellas con semen.

Click to enlarge
A fallback.

Además, resaltó que se detectaron "pisadas unidireccionales" hacia el balcón de la habitación de Solange en un techo de la obra que acababa de ser pintado con brea y querosén y agregó que el asesino pudo haber ingresado desde la obra al balcón del cuarto de la víctima, que tenía una puerta que abría hacia afuera y que siempre permanecía abierta porque no se le podía echar llave.


-La empleada doméstica: La noche previa al homicidio, Solange tuvo un altercado con la empleada doméstica que trabajaba en la casa de su novio Santiago Abramovich y a quien acusaba de acosarlo sexualmente. Frend declaró que esa noche "Sol" llegó angustiada porque había tenido una discusión muy fuerte con esa mujer.

El fiscal comprobó que el incidente existió, pero la descartó como sospechosa, Los jueces de Casación indicaron en su fallo que nadie de la familia pudo confirmar que la mujer no haya salido de la casa en la mañana del 10 de enero.


-El crimen mafioso: La noche del hallazgo, "Luli" le comentó a la policía que "Sol" traía todos los días a la casa la recaudación del negocio "Autotint" de polarizado de vidrios de autos que su padre, Roberto Grabenheimer, tiene en Villa Crespo.

Los tres mil pesos fueron encontrados en una bota de la víctima. El fiscal investigó la actividad del padre y estableció que no tenía antecedentes, no debía dinero, ni tenía enemigos que quisieran vengarse.


-El exnovio de Frend: "Luli" estuvo de novia con Pablo Barreda, un odontólogo que en 2006 trató de seducir a Solange. El episodio marcó el fin del noviazgo y ambas amigas se complotaron y le destrozaron el auto.

El fiscal determinó que el incidente quedó en el olvido al punto de que "Luli" y Pablo continuaban frecuentándose, aunque ya no como novios, y que el día del crimen, el odontólogo estaba trabajando.


-El novio de Solange: Después de ser imputada por el fiscal y con asistencia de sus abogados, "Luli" presentó un escrito en el que apunta contra el novio de Sol, Santiago Abramovich y decía que tenía problemas con las drogas.


-El hijo del dueño de los PH: La madre de Frend, Marina Harvey, al momento del juicio oral en 2011, contó que habría que investigar al hijo con antecedentes psiquiátricos y violentos del dueño del PH donde fue asesinada Solange. Esta pista nunca fue investigada porque en la instrucción ningún vecino lo mencionó al declarar como testigo. (Télam)