El tribunal del juicio que se le sigue al abogado penalista Rubén Carrazzone por el femicidio de su esposa, Stella Maris Sequeira, inspeccionó hoy la casaquinta en la que convivía la pareja en el partido bonaerense de Ezeiza, donde para la querella el acusado mató a golpes a la mujer en diciembre de 2016 y, luego, contactó a otro hombre para deshacerse del cuerpo.

El procedimiento, ordenado por el Tribunal Oral Federal (TOF) 5 de La Plata, comenzó a las 10.30 en el domicilio ubicado en Ombú 786, en el Barrio El Trébol, de dicho partido del sur del conurbano bonaerense, y se extendió durante 40 minutos.

Hasta allí llegaron los jueces Alejandro Esmoris, Nelson Jarazo y Fernando Canero, el fiscal Rodolfo Molina, los abogados de la defensa y de la querella, tres testigos considerados "clave" y el mismísimo imputado, quien se encuentra detenido y llegó pasadas las 10.20 a bordo de una camioneta del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Esposado y con el rostro tapado con una campera roja, Carrazzone ingresó a la casaquinta en silencio y custodiado por tres penitenciarios armados.

Según dispusieron los jueces, la inspección fue filmada por peritos de Gendarmería Nacional (GN) y tuvo como objetivo establecer cómo fueron las últimas horas del día de la desaparición de la víctima.

Según pudo reconstruir Télam, durante el procedimiento se recorrieron las tres construcciones del predio: la casa en la que convivían Carrazone y Sequeira, la oficina del abogado penalista y la vivienda de los cuidadores del predio.

Click to enlarge
A fallback.

A lo largo del operativo, los testigos presentes aquel día fueron ingresando uno por uno al lugar y todos ellos coincidieron en asegurar que el último día que vieron a Stella Maris "hubo una pelea muy importante" entre ella y el abogado Carrazzone, en la que “la mujer insultaba a los gritos y se la vio caminando de una casa a otra del predio”, según dijo a Télam una de los participantes de la inspección.

En ese contexto, dos de los testigos escucharon “gritos de Stella Maris, golpes contundentes y objetos de cerámica rompiéndose”, por lo que ”trataron de pedir ayuda”, aunque quien estaba a cargo, prefirió no llamar al 911 ya que consideró que “era un problema de pareja”, agregó la fuente consultada.

Según indicó a Télam la abogada de la querella, Raquel Hermida Leyenda, su hipótesis indica que “Stella Maris murió ese día a causa de golpes” y que el móvil del crimen ”fue por dinero y por una amante que tenía Carrazzone”.

“Todo indica que tuvieron una pelea mano a mano, donde se rompieron cosas. Luego de eso, nunca más se supo de Stella. Es muy extraño ya que todos los documentos de ella y sus pertenencias íntimas se encontraron intactas en su casa”, explicó la letrada.

Según Hermida, “el homicidio se planificó entre mediados y finales de noviembre”, y la presunta pareja extramatrimonial de Carrazzone “fue cómplice del hecho con el objetivo de quedarse con la quinta, los automóviles y la ropa importada de Sequeira”.

Ante esta situación, la abogada querellante pidió a la justicia que se investigue en un segundo juicio a la amante del acusado y también "a un reducidor de cabezas" (sic), al cual el imputado habría contratado para que se deshaga del cuerpo de Stella Maris.

“Lourdes, la amante de Carrazzone, cuando declara ante la Fiscalía de la Mujer, dice que Carrazzone fue a su casa el 30 de diciembre de 2016 con un amigo. Ese hombre es Oscar León, conocido como 'El Jíbaro de las Pampas', quien se ocupa de embalsamar animales y reducir cabezas y fue fotografiado en todos lados con el imputado”, aclaró Hermida Leyenda.

Por otro lado, la representante de la querella remarcó la importancia del caso: “Este va a ser el primer femicidio sin cuerpo. Ustedes me dirán que fue el de (Daniel) Lagostena (condenado por el crimen de su pareja Erica Soriano), pero ese hecho no fue considerado ‘femicidio’ porque fue antes del 2013, cuando se cambió la ley y se incorporó la temática de ‘femicidio’”.

Fuentes judiciales aseguraron que para la semana que viene está prevista la realización de un careo entre el acusado y un testigo que dijo durante el debate que Sequeira había sido víctima de un secuestro extorsivo; en tanto que se prevé que los alegatos tengan lugar recién el próximo 8 de diciembre.

El debate comenzó el 31 de marzo de este año y es llevado adelante por la Justicia Federal, ya que inicialmente el caso fue investigado como un presunto secuestro extorsivo, debido a que el abogado denunció que había recibido un llamado para que entregara dinero si quería recuperar a su esposa, lo que finalmente se desestimó.

La víctima, quien convivía desde hacía 13 años con el penalista, desapareció el 29 de diciembre de 2016 de su casa de la localidad de El Ombú, partido de Ezeiza.

El abogado denunció el hecho recién el 31 de ese mes y, un día después, aseguró haber recibido un llamado extorsivo en el que le exigieron 80.000 dólares para liberarla.

Sin embargo, la pesquisa determinó que se había tratado de una falsa denuncia, aparentemente tendiente a entorpecer la investigación y ocultar el femicidio.

Finalmente, Carrazzone fue imputado por el tribunal por los delitos de "homicidio doblemente calificado por haberse cometido sobre su pareja conviviente y mediando un contexto de violencia de género y de falsa denuncia", en perjuicio de Sequeira, a pesar de que nunca fue hallado el cadáver de la víctima. (Télam)