Un productor rural resultó herido de dos balazos en sus piernas cuando se tiroteó y mató a dos de los tres delincuentes que, aparentemente, pretendían ingresar a robar a su estancia en el sur de la ciudad puntana de Villa Mercedes, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho que se conoció hoy ocurrió el viernes de la semana pasada, y el estanciero Jorge Luis Biasoli permaneció internado todo el fin de semana en un hospital local, hasta que fue dado de alta y permanece en su domicilio a disposición de la Justicia.

El juez de la causa, Alfredo Cuello, confirmó a Télam que por el hecho permanece detenido el tercer asaltante que supuestamente participó del hecho, quien quedó imputado por los delitos de "robo triplemente calificado por causar lesiones graves y cometerse con un arma de fuego, en despoblado y en banda en grado de tentativa".

El magistrado informó que la personas abatidas fueron identificadas como Gonzalo Britos Vraccamonte (28) y Nelson Lucero (54).

Según los investigadores, todo comenzó cerca de las 22 del viernes último, cuando Biasolo se dirigió a cerrar la tranquera principal de su estancia, Don Luis, y se encontró con un vehículo Renault Megane cerca del casco de la estancia.

Biasoli explicó al juez Cuello que en ese momento se acercó con su camioneta hacia el auto, pero la persona que estaba como acompañante en el Megane le disparó en dos oportunidades con un arma de fuego, hiriéndolo en la pantorrilla y el muslo de la pierna derecha.

Armado con una pistola y un fusil, el estanciero repelió los tiros y disparó varias veces contra esa persona, quien resultó ser Lucero, fallecido en el enfrentamiento.

Según su propio relato, en ese momento se parapetó detrás de una de las puertas de su camioneta y observó que la persona sentada en el asiento trasero se bajó con un hierro en la mano para agredirlo, por lo que también le disparó varias veces, siendo identificado posteriormente como Gonzalo Britos Vraccamonte, el otro muerto en el lugar.

Ambos hombres murieron en el acto como consecuencia de los balazos recibidos de una pistola Bersa calibre 9 milímetros.

Según las fuentes judiciales, el tercer ocupante del auto, Christian Javier Zalazar, quien era el conductor, huyó del lugar y Biasoli alcanzó a dispararle con un fusil que tenía en la camioneta.

Ese delincuente fue encontrado luego por una patrulla policial a pocos metros de la entrada de la estancia, totalmente descompensado porque había sufrido un pico de glucemia y de presión.

La esposa del estanciero Biasoli, Betina Deolinda Carlini, contó a los investigadores que su esposo regresó a su casa y que ella le vendó las heridas de su marido para que no perdiera tanta sangre y lo trasladó al hospital.

Las declaraciones de Biasoli fueron ratificadas a Télam por el defensor oficial penal, Hernán Herrera, presente en el momento del trámite judicial.

Zalazar estuvo internado un día en el Policlínico Regional de Villa Mercedes y actualmente está detenido en dependencias policiales a disposición del juez Cuello. (Télam)