Un hombre con antecedentes penales fue procesado con prisión preventiva como acusado de integrar una banda que en noviembre de 2022 cometió el secuestro de un carnicero, organizado desde una cárcel bonaerense, por el que ya están presas otras cinco personas, informaron hoy fuentes judiciales.

La decisión del juez federal 2 de Morón, Jorge Rodríguez, recayó sobre este sexto sospechoso como presunto integrante de una asociación ilícita que perpetró el hecho, en el que habría sido el encargado de entrar al local comercial a robar la recaudación del día mientras sus cómplices llevaban adelante los llamados extorsivos a la familia de la víctima.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Nación informó a través de la página web fiscales.gob.ar que el magistrado también trabó un embargo sobre los bienes de los imputados hasta cubrir la suma de diez millones de pesos.

El fallo coincidió con lo que había requerido la Fiscalía Federal de Hurlingham junto a la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), ambas dependencias a cargo de Santiago Marquevich.

El hecho ocurrió el 23 de noviembre de 2022, cuando la víctima se dirigía desde su domicilio en Hurlingham hacia la carnicería donde trabajaba, cuando fue interceptado en el camino por dos hombres que portaban armas de fuego y lo obligaron a subir a un automóvil en el que se hallaban otras dos personas.

Esa misma tarde, la hija de la víctima recibió una llamada telefónica de su padre, que le informaba que estaba secuestrado y que requería que juntaran dinero para su liberación.

De acuerdo a la reconstrucción realizada en el expediente, el viaje en auto en el que se encontraba el hombre junto a sus captores, duró veinticinco minutos, hasta que arribaron a una finca ubicada en la localidad de Trujui, partido de Moreno.

En el lugar, la víctima pudo advertir la presencia de una quinta persona en silla de ruedas, y desde allí lo obligaron a comunicarse con su familia para reclamar tres millones de pesos en concepto de rescate para poder recuperar la libertad.

Antes de ese llamado, una sexta persona ingresó a la carnicería de la que era dueño la víctima, utilizando sus llaves para sustraer la recaudación del día, con un monto aproximado de setenta mil pesos.

Al cabo de unas horas, la víctima fue subida de nuevo al vehículo mientras continuaba la negociación con su familia, y luego de aceptar la suma ofrecida de trescientos mil pesos y dos mil dólares, el hombre fue liberado la madrugada siguiente en el partido de Esteban Echeverría.

La pesquisa, desarrollada por la Fiscalía Federal de Hurlingham junto a la UFESE y la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón de la Policía Bonaerense, permitió individualizar a cinco de las al menos siete personas que habrían participado en el hecho.

De los cinco primeros detenidos, dos de ellos, identificados como Cristian Sebastián Galarza y Juan José López, planearon el hecho desde la Unidad 46 de San Martín, donde se encontraban detenidos por delitos contra la propiedad.

"Conseguían en la cárcel datos de potenciales víctimas y organizaban el hecho reclutando una bandita afuera", dijo a Télam uno de los investigadores judiciales.

En tanto, los otros tres detenidos fueron identificados por las fuentes como Juan Carlos "Junchi" Farías -su aprehensión fue en el domicilio del cautiverio del carnicero-, Javier Sebatián Lanchi y Luciano Galarza.

Luego de detener y procesar con prisión preventiva a los primeros cinco acusados del hecho, se logró establecer la potencial participación de un sexto integrante, que habría sido el responsable de entrar al local comercial de la víctima y robar la recaudación mientras el hombre se encontraba en cautiverio.

Por este motivo, la fiscalía solicitó el allanamiento del domicilio de esta persona y su detención para que prestase declaración indagatoria.

El hombre se encontraba en su casa al momento de la requisa del inmueble y en la vivienda se halló la remera y el calzado que tenía quien, de acuerdo a las filmaciones de las cámaras de seguridad, había ingresado al comercio a realizar el robo.

Al momento de ser indagado, se supo que el detenido había sido condenado en dos ocasiones por robos con arma de fuego y privación ilegítima de la libertad.

De esta manera, el juez Rodríguez decretó su procesamiento con prisión preventiva por considerarlo responsable de los delitos de “secuestro extorsivo, agravado por la participación de tres o más personas en su ejecución, habiéndose logrado el cobro del rescate, en concurso ideal con el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede tenerse de ningún modo por acreditada, en poblado y en banda en concurso real con los delitos de asociación ilícita”. (Télam)