Ocho acusados de integrar una organización internacional que planeaba traficar a España más de 1.600 kilos de cocaína que fueron hallados en un galpón de la ciudad de Rosario a fines de agosto pasado, fueron procesados con prisión preventiva por la Justicia Federal de Campana, informaron hoy fuentes judiciales.

La medida fue adoptada por el juez Adrián González Charvay y alcanzó a Gabriel Nicolau, Marco Páez, Lucas Hitters, Luciano Argüello, José Sofía, Gastón Sofía, Oscar Rossi y Fabio Crucianelli, dijeron los voceros.

De acuerdo al procesamiento al que accedió Télam, a los ocho hombres se les atribuye el delito de "tráfico ilícito de

sustancias estupefacientes en sus modalidades de almacenamiento y tenencia con fines de comercialización, agravado por el número de personas intervinientes, en concurso ideal con el delito de contrabando de estupefacientes, en grado de tentativa".

De acuerdo a la pesquisa, los ocho acusados integraban una organización internacional que planeaba traficar a España 1658 kilos de cocaína, valuados en unos 65 millones de dólares, y que iban a ser exportados a través de la hidrovía del Paraná, desde Rosario, infiltrados en un cargamento de alimento balanceado.

Una de las pistas apunta a que esa droga iba a ser luego llevada a Dubái, Emiratos Árabes Unidos.

El cargamento fue hallado el 28 de agosto pasado en un galpón de la ciudad de Rosario, en el marco de 29 allanamientos ordenados por la Justicia federal.

Durante el operativo fue detenido, entre otros, el sindicado ideólogo de la maniobra, José Damián "Tano" Sofía, mencionado en varias causas por narcotráfico en Buenos Aires e investigado como presunto autor de amenazas contra la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado años atrás, agregaron las fuentes.

De la investigación se deprende que la cocaína iba a ser exportada a España mediante una empresa conformada hace poco más de un año con el fin de realizar envíos de estupefacientes a Europa en cargamentos de "Expelet", un alimento balanceado realizado a base de maíz y fabricado por una cerealera cercana a Bahía Blanca, cuyos dueños son poseedores de un depósito de grandes dimensiones en la ciudad cordobesa de Villa María.

La droga estaba almacenada en un galpón situado en Génova al 2.400 de Rosario, empaquetada con un papel con el logo de la marca Louis Vuitton y estaba distribuida env1.535 panes, ya ocultos en 19 bolsones de 1.250 kilos de alimento balanceado

Esos bolsones iban a ser intercalados en el cargamento total de 150 toneladas de alimento balanceado que ya había sido comprado por una empresa de España implicada en la maniobra.

Los procedimientos por orden del juez Charvay y estuvieron a cargo de efectivos de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina (PFA) y de la Dirección General de Hidrovías Paraná, con apoyo del área de Narcocriminalidad de la AFIP/Aduana.

(Télam)