La justicia tucumana dictó la prisión preventiva para el único acusado de haber asesinado a una mujer, cuyo cuerpo fue encontrado en un basural de la ciudad de Concepción, ubicada al sur de la provincia, informaron hoy fuentes judiciales.

La medida fue dictada ayer por la tarde en el marco de una audiencia de formulación de cargos requerida por el fiscal a cargo del caso, Héctor Fabián Assad, quien solicitó seis meses de prisión preventiva para Manuel Orlando Sena apodado “Pitada” (39), acusado del femicidio de Ana María Romero (42).

La solicitud del fiscal fue avalada parcialmente por la jueza interviniente, quien le concedió prisión preventiva por cuatro meses.

Durante la audiencia, el fiscal Assad argumentó el pedido de prisión preventiva en que "existe peligro de obstaculización del debido proceso, riesgo de fuga y que numerosos testigos temen declarar por miedo a que Sena tome represalias”.

Además, el detenido “cuenta con un frondoso prontuario delictivo, el cual inició en 2002 y se extendió hasta junio del 2021, y entre otros delitos estuvo preso anteriormente por tentativa de homicidio, robo agravado y hurto”, sostuvo el funcionario judicial.

Sena fue imputado por el "homicidio agravado por ser cometido en un contexto de violencia de género", el cual tiene una expectativa punitiva de prisión perpetua, señalaron las fuentes.

En tanto la jueza, desestimó que hasta el momento sea posible determinar que entre la víctima y Sena haya existido una relación sentimental, como se había difundido en un primer momento, por lo que no hizo lugar al agravante del vínculo.

El sospechoso fue aprehendido el lunes por la noche en las inmediaciones de las calles Costanera y 25 de Mayo, cerca de su domicilio.

Al ver a los efectivos lo buscaban, el hombre intento huir sin conseguirlo y, una vez que prestó declaración, el funcionario judicial solicitó formalmente su detención.

Los investigadores indicaron que “el acusado llevaba puesta una campera que tenía manchas pardo rojizas, la cual fue secuestrada y será cotejada a una prueba de ADN”, para determinar si pertenecen a la víctima.

“Sena era buscado luego de que, en base a numerosos testimonios recabados y el análisis de cámaras de seguridad, se lo observara junto a Romero el miércoles 14 de julio a la tarde en los alrededores donde fue hallado su cuerpo sin vida”, indicaron las pesquisas.

La hipótesis que sostienen los investigadores es que “Sena y Romero habrían tenido una discusión, aparentemente, por un problema de drogas cerca del lugar del hecho”, sumado a que “una testigo clave de la causa, que circulaba en moto por la zona en ese momento, manifestó escuchar gritos de una mujer y luego ver al imputado con rastros de sangre en sus prendas de vestir”.

El cuerpo de Ana María Romero fue encontrado el viernes último, alrededor de las 17, por dos jóvenes que caminaban por los alrededores de un predio ubicado al norte del camino que une la vieja traza de la ruta 38, donde se encuentra el basural municipal de Concepción.

Fuentes judiciales informaron que los jóvenes al descubrir el cadáver entre los pastizales dieron aviso a la policía.

La autopsia reveló que la mujer presentaba una lesión en la cabeza y otras heridas compatibles con un ataque. (Télam)