Un hombre fue condenado hoy a prisión perpetua por el femicidio de su pareja, a quien prendió fuego durante una discusión que mantuvieron en 2018 en la ciudad de Rosario, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Yamil Juan López (31), quien fue condenado por los delitos de "homicidio doblemente calificado por el vínculo y por mediar violencia de género", en perjuicio de quien era su pareja, Marisol Ghiraldi (23).

Durante la audiencia desarrollada en el Centro de Justicia Penal de Rosario, los jueces Pablo Pinto, Patricia Bilotta y Nicolás Vico Gimena condenaron al acusado a la pena máxima prevista en el Código Penal, tal como habían solicitado los fiscales del caso, Viviana O' Connell y Ademar Bianchini.

Según lo expuesto en el juicio por los fiscales, el 17 de octubre de 2018, alrededor de la medianoche, el matrimonio que convivía en una casa ubicada en Perdriel al 2100, comenzó una fuerte discusión.

Fue en ese momento que López golpeó a su pareja, le arrojó thinner en su cuerpo y la prendió fuego.

La víctima fue trasladada al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), donde los médicos constataron que presentaba lesiones por quemaduras de tipo A y B en el 40 por ciento de su cuerpo que le produjeron la muerte cinco días después.

Si bien en un primer momento el condenado declaró en su defensa que la mujer se había rociado ella misma el líquido inflamable para prenderse fuego, los fiscales demostraron que no fue así a través de pericias concluyentes.

"Las pericias determinaron que hubieron dos momentos en los cuales se produce el arrojamiento del thinner, que es el combustible con el que la prendió fuego y que por el patrón que deja la marca del escurrimiento de la sustancia en el cuerpo jamás podría haber sido autoinfligida", indicó Bianchini.

A su vez, el fiscal remarcó que "hubo constancia mediante testimonios de amigos y familiares de la víctima que había sufrido reiterados maltratos violentos por las marcas de violencia en el cuerpo, documentado a través de varios ingresos en efectores públicos de la zona".

"Incluso una anterior pareja del condenado se presentó para declarar que ella también había sufrido violencia de su parte, llegando a recibir un disparo en la vagina, hecho por el cual, siendo menor de edad, lo condenaron a dos años de prisión condicional", señaló.

Marisol Ghiraldi era madre de tres hijos y tenía 23 años cuando fue asesinada por su pareja con la que llevaba ocho meses casada y que, según quedó demostrado en el juicio, "la manipulaba, aislaba de sus afectos y golpeaba constantemente".

"En este caso surgieron claramente todos los indicadores de violencia de género como el aislamiento y la imposibilidad de decir lo que le está pasando, por eso nos dirigimos a la gente que está alrededor de la víctima para que sepan que tienen que ayudarla ante las primeras señales porque luego es tarde", indicó la fiscal O'Connell.

"Y a las mujeres que padecen violencia de género les decimos que el primer golpe no es el último y que generalmente luego viene todo lo peor", finalizó. (Télam)