Un preso que provocó un incendio con los colchones de la celda que ocupaba en la comisaría de la localidad chubutense de Paso del Sapo, el 13 de junio pasado, murió hoy producto de las graves quemaduras que recibió en el 70 por ciento de su cuerpo, confirmó el jefe de la seccional dependiente de la policía del Chubut.

Según los investigadores, se trata de Roberto Reinecul, un joven de 22 años que se estaba detenido por el delito de "homicidio" y quien se hallaba internado en grave estado en un hospital de la zona, donde falleció en las últimas horas tras 8 días de agonía.

"El episodio ocurrió el 13 de junio pasado, cuando fuimos advertidos que el detenido tenía un teléfono celular que le fue requisado y a partir de allí comenzó una protesta que terminó con la quema de colchones, frazadas y cuanto elemento tenían en la celda" explicó en diálogo con Télam el jefe de la comisaría, Mauro Rosales.

El oficial principal explicó que "la queja comenzó primero con una huelga de hambre en señal de protesta y luego se desató el incendio, alrededor de las 19.55 del lunes de la semana pasada. Si bien se actuó con rapidez, fue difícil ingresar porque habían trabado la entrada a la celda".

Al momento del hecho, Roberto Reinecul se encontraba compartiendo la única celda de la comisaría con su padre, Juan Reinecul (48), ambos detenidos por el delito de homicidio.

Por ese mismo episodio había estado presa la madre de la víctima y esposa de Juan Reinecul, quien había recuperado la libertad por cumplimiento de condena.

El trío había sido hallado culpable del homicidio del hermano de Juan, tío de Roberto y cuñado de la otra participante en una riña callejera ocurrida en febrero de 2018.

Paso del Sapo es una localidad de aproximadamente 350 habitantes, ubicada en la zona de la meseta del Chubut y debe su nombre al apodo del balsero que ayudaba a cruzar el río Chubut. (Télam)