Dos fiscales pidieron que sean sometidos a juicio oral dos ciudadanos chinos acusados de haber secuestrado el 1 de enero último a un connacional, a quien mantuvieron cautivo una semana en un departamento del barrio porteño de Núñez con la idea de cobrar un rescate, informaron hoy fuentes judiciales.

El requerimiento fue realizado por el responsable de la Fiscalía Criminal y Correccional Federal 8 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Eduardo Taiano, y el de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), Santiago Marquevich, según indicó el Ministerio Público en su sitio web Fiscales.gov.ar.

De acuerdo a la investigación, la madrugada del 1° de enero pasado, tras festejar el Año Nuevo con amigos en un bar situado en Azcuénaga al 100, del barrio porteño de Balvanera, la víctima fue interceptada por un auto Honda Civic, del cual descendieron los dos imputados y un tercer hombre, mientras que un cuarto cómplice se quedo al volante.

Los hombres lo obligaron a subir al vehículo, secuencia que quedó registrada en una cámara de seguridad de la zona.

Una vez en el interior del auto, los captores amenazaron y golpearon a la víctima, a quien trasladaron a una vivienda de la calle 11 de Septiembre al 3500, del barrio porteño de Núñez, donde lo ataron a una silla con precintos y cuerdas.

Horas después, los secuestradores se comunicaron -a través de una aplicación de mensajería instantánea- con la familia de la víctima, que reside en la República Popular de China, y le exigieron 300.000 dólares de rescate.

El cuñado del hombre cautivo le contó lo que ocurría a un amigo de éste, con quien vivía en Buenos Aires, quien realizó la denuncia policial, explicaron las fuentes.

A raíz de ello, tomó intervención en el hecho personal de la División Operativa Central de la Policía Federal Argentina (PFA), que realizó un seguimiento a través de las cámaras del Gobierno porteño, lo que le permitió establecer el dominio del vehículo en el que se desplazaban los captores, que estaba registrado a nombre de uno de ellos.

Luego de dos días de cautiverio, la víctima fue trasladada a otro domicilio, para luego ser devuelta a la vivienda donde estuvo las primeras horas, que fue allanada la madrugada del 8 de enero por la policía.

Durante ese procedimiento ordenado por la justicia, el ciudadano chino cautivo fue liberado ileso y sus captores, de la misma nacionalidad detenidos, sin que llegaran a cobrar rescate.

En su declaración, la víctima identificó a dos de los secuestradores, quienes eran conocidos de su cuñado, al tiempo que manifestó reconocer el lugar de cautiverio, ya que había ido a tomar el té en 2018.

También sostuvo que mientras estuvo cautivo sus secuestradores lo obligaron a firmar un compromiso de pago -en idioma chino- por la suma de 270 mil dólares y con fecha de 2019.

En base a las pruebas colectadas durante la investigación, los representantes del Ministerio Público Fiscal de la Nación le solicitaron al responsable del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal 12, Sebastián Casanello, que los dos hombres vayan a juicio como coautores de secuestro extorsivo agravado por la participación de tres o más personas y lesiones leves agravadas por haber sido efectuadas para consumar otro delito. (Télam)