Dos fiscales de juicio pidieron hoy que sean declarados culpables los cuatro acusados del femicidio por encargo de la empresaria Norma Carletti, asesinada de 55 puñaladas en 2018 en la localidad mendocina de Tunuyán, y por cuyo crimen está siendo juzgado su exesposo, el exsenador radical Leonardo Hisa.

Tras los alegatos de las partes, el jurado popular pasó a deliberar y se espera que de a conocer su veredicto el viernes próximo.

Además de Hisa, en el banquillo de los acusados se encuentran Juan Carlos Guerrero y sus hijos Alexis (28) y Kevin (23).

Al comenzar los alegatos, el fiscal Jorge Quiroga y el jefe de fiscales de Mendoza, Fernando Guzzo sostuvieron que los cuatro son culpables por el delito de "homicidio agravado por el vínculo, por mediar violencia de género y por promesa de pago".

A su turno, la querella coincidió con los fiscales, mientras que la defensa de Hisa, a cargo de Daniel Sosa Arditi y su hija, Sofía, sostuvo que "no fue un homicidio por encargo, sino un hecho de robo" y pidieron que se lo declare "no culpable".

En tanto, la defensa oficial de Juan Carlos Guerrero pidió al jurado la "no culpabilidad" por falta de pruebas.

Luego, la defensa de los hijos de Guerrero señaló que Kevin no entró a la vivienda y no hay indicios de su presencia en el interior sino la de un compañero a quien llevó para ir a robar, por lo que solicitó que se lo juzgue como "participe de un robo agravado".

A su vez, solicitó que Alexis sea declarado no culpable también por falta de pruebas.

Por último, el juez técnico David Mangiafico pasó a un cuarto intermedio para que el jurado compuesto por 12 personas pase a liberar y de a conocer su veredicto.

El hecho ventilado en el debate ocurrió el 5 de marzo de 2018, cuando Carletti (59) fue asesinada de 55 puñaladas en su casa de Tunuyán, a unos 83 kilómetros de la capital provincial.

La mayoría de las heridas que sufrió la víctima fue en la espalda y el tórax, al tiempo que los peritos hallaron sangre y huellas esparcidas por varias salas de la vivienda.

Tras el crimen, el fiscal adjunto Gonzalo Nazar imputó a Hisa a partir de una serie de declaraciones testimoniales y peritajes, entre ellos una llamada telefónica que él realizó a uno de los supuestos autores materiales horas antes del asesinato.

El crimen de Carletti consternó a la comunidad de Tunuyán dado que la mujer era una reconocida empresaria frutihortícola de la zona. (Télam)