Un fiscal pidió que se condene a prisión perpetua un hombre acusado del femicidio de su pareja, quien murió en enero del año pasado tras ser arrojada por las escaleras de su PH del barrio porteño de Villa Devoto, cuando pretendía abandonar el inmueble cansada de las agresiones físicas que sufría por parte de su victimario, informaron hoy fuentes judiciales.

El pedido fue formalizado por el fiscal Ignacio Mahiques ante el Tribunal Oral en lo Criminal en lo Criminal y Correccional 15 de la Ciudad de Buenos Aires, que lleva adelante el debate oral en el cual Iván Díaz (43), quien se encuentra imputado del femicidio de Inés Adriana Caruso (56) y detenido con prisión peventiva.

Durante los alegatos realizados el pasado miércoles, el fiscal Mahiques dio por acreditado que Díaz asesinó a Caruso antes de las 18 del 1 de enero del año pasado en la vivienda en la que convivían, ubicada en la calle Pedro Morán al 5100 de Villa Devoto, en un contexto de violencia de género.

De acuerdo con lo informado hoy en el sitio institucional www.fiscales.gob.ar, el imputado le había dicho a la policía que su pareja había fallecido como consecuencia de una caída por la escalera, pero posteriormente se comprobó que la víctima tenía distintos tipos de lesiones, algunas de ellas defensivas, que no se correspondían con lo declarado por el acusado.

Mahiques puntualizó su argumentación en las constantes y sistemáticas agresiones verbales y físicas que padeció Caruso durante un tiempo prolongado, basado en los testimonios de familiares, policías y vecinos, además del resultado de la autopsia, que reveló varias lesiones de antigua data.

Asimismo, dio cuenta de una serie de llamadas al 911 realizadas por la víctima en 2019, donde denuncia el maltrato y los golpes que sufría por parte de Díaz.

En cuanto al femicidio, el fiscal describió que Caruso fue agredida en el patio próximo a la escalera del PH, donde fueron encontrados algunos vidrios rotos.

El imputado había declarado que la mujer había caído por la escalera porque estaba alcoholizada y que tenía una botella de cerveza en la mano, y en la indagatoria aseguró que luego la recostó en un colchón y muchas horas después se dio cuenta de que no respiraba.

Sin embargo, la necropsia descartó que la mujer haya consumido bebidas alcohólicas.

Además, una testigo que fue a la casa en la mañana del día del hecho declaró que vio a Caruso en un colchón pero en una posición totalmente distinta a la que la encontraron los policías que ingresaron a la propiedad.

Según Mahiques, el cuerpo presentaba moretones, marcas y golpes, compatibles con un estrangulamiento y, de acuerdo a lo explicado por forenses, las fracturas en el cráneo y las lesiones no era compatibles con la versión del acusado.

“Los hechos sucedieron en el contexto en que la víctima había tomado la decisión de irse del lugar: las valijas y bolsos estaban preparados en la puerta”, aseguró el fiscal.

Por último, el representante del Ministerio Público Fiscal (MPF) señaló que Díaz retenía el teléfono celular de su pareja, no la dejaba irse de la vivienda, la amenazaba, no la dejaba hablar y la violentaba constantemente.

A raíz de las pruebas presentadas durante el juicio, Mahiques pidió que Díaz fuera condenado a prisión perpetua por el femicidio de Caruso, mientras que ayer la defensa del imputado solicitó la nulidad del requerimiento de elevación a juicio.

El tribunal, conformado por los jueces Gabriel Vega, Adrián Martín y Juan Giudice Bravo, pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo 5 de agosto, día en que se llevarán a cabo las réplicas, para luego fijar fecha para las últimas palabras de Díaz y el veredicto.

(Télam)