Un fiscal de Quilmes solicitó prisión perpetua para un hombre juzgado por el homicidio del policía José Zurita, cometido en abril de 2017 en la localidad bonaerense de Ezpeleta, y desistió de acusar por falta de pruebas a otro joven, informaron fuentes judiciales.

El pedido de máxima pena fue formulado por el fiscal Claudio Pelayo ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Quilmes y recayó sobre Carlos Alberto Sánchez Sandoval por el delito de "homicidio calificado con alevosía y por la condición de policía".

Según los voceros, para el funcionario judicial el imputado junto a otro cómplice le dispararon tres veces por la espalda al policía cuando éste intentaba escapar y una de las balas le dio a la altura de la columna, lo que provocó su deceso.

Por la tal motivo, con las pruebas expuestas, solicitó a los jueces a cargo de debate oral, para Sánchez, la pena de prisión perpetua.

En tanto, pidió la absolución de Agustín Flores Michel, un segundo acusado en el juicio por "falta de pruebas en su contra".

Por su parte, la defensora oficial de Sánchez, solicitó su absolución y la libertad inmediata.

Los jueces Andrea Calaza, Pablo Pérez Marcote y Alberto Ojeda pasaron a un cuarto intermedio hasta el jueves próximo cuando darán a conocer el veredicto en horas del mediodía.

El asesinato de Zurita se registró el 9 de abril de 2017, cuando pasadas las 20 fue abordado por tres ladrones que intentaban robarle el arma mientras esperaba un colectivo en avenida San Martín, entre Chile y Nicolás Videla Zolezi, frente a la estación de trenes de la mencionada localidad del sur del conurbano.

Cuando trató de escapar corriendo, los delincuentes le dispararon tres balazos por la espalda con un arma calibre 9 milímetros, tras lo cual Zurita logró entrar a un supermercado de la cadena "Día%" ubicado frente a la parada de colectivos, donde cayó malherido en el piso.

En tanto, un testigo comentó a los investigadores que vio cómo, a cien metros del lugar del disparo, los homicidas se habían subido a un Renault 9 en el que huyeron.

Con esa descripción de los atacantes, los efectivos de la Jefatura Departamental de Quilmes revisaron los videos de las cámaras de seguridad del municipio y detuvieron al dueño del vehículo, un hombre de 35 años, quien fue el primer detenido por la causa. (Télam)