Una fiscal pidió que sea sometido a juicio oral un hombre que está detenido como acusado de intentar asesinar a su pareja, quien en abril pasado fue herida a golpes y de 13 puñaladas en su casa del barrio porteño de San Nicolás, informaron hoy fuentes judiciales.

El requerimiento fue efectuado por Cinthia Oberlander, interinamente a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 45, al juez Diego Slupski del mismo fuero, quien ahora deberá resolver la cuestión.

En su pedido, la fiscal imputó al detenido el delito de tentativa de homicidio agravado por la relación de pareja y por mediar violencia de género, y dos hechos de hurto agravado por el aprovechamiento de un infortunio particular de la víctima.

De acuerdo a la acusación de Oberlander, el hecho ocurrió alrededor de las 20.30 del pasado 24 de abril en una propiedad ubicada en la calle Viamonte al 600, en el centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Según informó el Ministerio Público Fiscal (MPF) en el sitio institucional www.fiscales.gob.ar, la víctima le dijo al imputado que quería terminar la relación que mantenían desde hacía once años, y que si iría a la casa de su madre.

A raíz de ello, el hombre comenzó a amenazar de muerte y golpear a la mujer, quien cayó al piso y le pidió que dejara de pegarle, pero el acusado le gritó que se tenía que morir.

Posteriormente, extrajo dos cuchillos y la apuñaló diez veces, al tiempo que le decía que se quedara tranquila porque él iba a cuidar de su hija.

Luego, la arrastró hacia el baño y la acuchilló tres veces más en la espalda y la golpeó en la cabeza con una estatuilla de yeso, lo que motivó que la víctima quedara inconsciente.

Esas circunstancias fueron aprovechadas por el agresor, quien le robó dinero y el teléfono celular a su pareja y luego se dirigió hacia el departamento donde convivían, en la calle Teniente General Perón al 1600, de Balvanera, donde sustrajo más efectivo, un reloj y finalmente escapó.

Una vez que recobró la consciencia, la víctima denunció que dos hombres le habían robado, pero finalmente admitió que la había agredido su pareja, quien fue detenido el 2 de junio en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay.

La fiscal Oberlander dio por probado que el intento de femicidio se dio "en un contexto de violencia de género, exteriorizado por violencia física, verbal y psicológica de larga data y de relación de pareja que duró once años, con convivencia", y sostuvo que "no hay duda de que los elementos escogidos por el agresor, esto es, dos cuchillos con hojas de metal y una estatuilla de yeso y las zonas vitales en donde la hirió con éstos, el rostro, cuello, brazos, espalda y tórax, constituyen pautas evidentes".

"La cuestión de género se evidenció a través de las brutales lesiones sufridas por la víctima, cuando pretendió interrumpir la relación de pareja, en zonas vitales de su cuerpo y los medios utilizados por el acusado para ello", señaló la representante del MPF.

Y en cuanto a los dos hurtos, agregó que "el imputado aprovechó el estado de inconsciencia de la mujer, que él mismo generó tras apuñalarla en trece oportunidades para despojarla de su dinero, reloj y celular, tanto en el lugar en donde se produjo el ataque físico como en la vivienda que compartían como pareja".


(Línea 144: atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género. Por WhatsApp: +5491127716463).

(Télam)