Una fiscal solicitó elevar a juicio la causa por la cual un comerciante se encuentra detenido con prisión preventiva acusado de haber abusado sexualmente de una joven venezolana de 18 años en un local del barrio porteño de Balvanera, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Silvana Russi, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 41, quien requirió a la jueza 15 Karina Zuconni del mismo fuero la elevación a juicio oral y público de la investigación seguida contra Irineo Humberto Garzón Martínez, por el delito de “abuso sexual agravado por su comisión con acceso carnal”.

El hecho que se le imputa al comerciante ocurrió el pasado 23 de enero, cuando la denunciante, de 18 años y nacionalidad venezolana, fue citada para realizar una entrevista laboral que había coordinado días antes por la red social Facebook, tras lo cual el acusado le pidió cenar el viernes para así "poder hablar sobre el trabajo", propuesta que fue rechazada por la joven, quien finalmente se presentó el sábado por la mañana en el local de la calle Paso 693.

Según el relato de la denunciante, durante la jornada de trabajo el acusado le ofreció varias veces una bebida hasta que finalmente la chica aceptó tomar un vaso de agua y, tras beberlo, comenzó a sentirse mareada, por lo que le envió un mensaje a su madre explicándole la situación.

"Creo que el dueño de donde trabajo me drogó porque me siento mareada", expresó la joven en el mensaje que le envió por WhatsApp y agregó la dirección en donde estaba.

Para la fiscal Russi, el imputado aprovechó que la víctima se encontraba confundida e indefensa para desvestirla y abusar sexualmente de ella, lo que le provocó lesiones.

Posteriormente, la Policía ingresó al local encontró a la joven en el fondo del comercio y el acusado estaba vistiéndola y poniéndole los pantalones.

Luego, en su declaración, Garzón Martínez negó los cargos ante la Justicia, acusó a la denunciante de mentirosa y dijo que tuvo relaciones consentidas y que ella se le ofreció sexualmente.

Según lo informado por el sitio institucional www.fiscales.gob.ar, en la requisitoria de elevación a juicio la fiscal Russi dio por probada la existencia de un “patrón de conducta y la premeditación del imputado, que seleccionaba especialmente a personas vulnerables, mujeres de muy corta edad, en su mayoría de nacionalidad extranjera y sin vínculos familiares en el país, a quienes captaba vía Internet so pretexto de ofrecerles trabajo, aprovechándose de sus necesidades económicas”.

Asimismo, tuvo en cuenta que la víctima fue intoxicada con etanol, lo que demuestra “la ausencia de consentimiento de la víctima y de su facultad de autodeterminarse respecto al uso de su propio cuerpo en la esfera sexual”.

Garzón Martínez fue detenido el 4 de febrero en una casa del barrio porteño de Mataderos, luego de que la Sala I de la Cámara del Crimen revocara la excarcelación que le concedió la jueza de primera instancia, y una semana después la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional resolvió que siguiera preso con prisión preventiva.

(Télam)