El tribunal del distrito de Dorogomílovski, en Moscú, aplicó penas de entre 13 y 18 años de prisión a los cuatro condenados por tráfico de cocaína desde Argentina a Rusia en valijas que eran almacenadas en un predio de la embajada de ese país en Buenos Aires, informaron hoy fuentes judiciales.

En base a lo comunicado a la agencia Sputnik desde el servicio de prensa de la corte rusa, el tribunal sentenció a 18 años de cárcel a Andréi Kovalchuk, a 17 a Alí Abiánov, a 16 a Vladímir Kalmikov y a 13 a Ishtimir Judzhámov, dijeron los voceros.

La defensa de los acusados informó a esa misma agencia que los condenados también deben pagar multas de entre 900.000 y 1,8 millones de rublos, lo que equivale a 11.773 y 23.547 dólares, respectivamente.

El 13 de diciembre de 2021 un jurado popular declaró culpables a Abiánov, Kalmikov, Kovalchuk y Judzhámov, pero señaló que merecían indulgencia.

En el caso de Kovalchuk, considerado organizador del contrabando de cocaína, el fiscal pidió una pena de prisión de 19 años y una multa de 1,8 millones de rublos.

Para Judzhámov, Kalmikov y Abiánov pidió 15, 17 y 18 años de cárcel, respectivamente, y multas de 1,5 millones de rublos para cada uno.

Click to enlarge
A fallback.

La investigación del caso se inició en 2016 cuando investigadores de Rusia y Argentina interceptaron valijas con 389 kilogramos de cocaína guardadas en un predio de la embajada rusa en Buenos Aires.

Los propios diplomáticos rusos denunciaron el hecho a los servicios secretos y poco después, en Moscú fueron arrestados Kalmikov, Judzhámov y Abiánov, mientras que el presunto organizador del contrabando, Kovalchuk, fue extraditado de Alemania.

Según declararon los acusados, Kovalchuk –que se presentaba como empleado de la embajada o agente de los servicios secretos– los engañó proponiéndoles ganar dinero.

El Ministerio de Exteriores ruso comunicó que el ahora condenado nunca trabajó en ese organismo ni en misiones diplomáticas rusas en el extranjero.

En tanto, en Argentina hubo también una investigación que llegó a juicio con dos acusados, el exoficial de la Policía de la Ciudad Iván Blizniouk (38) y el mecánico nacionalizado argentino Alexander Chikalo (40), ambos detenidos en el penal de Marcos Paz.

Para el Ministerio Público Fiscal (MPF), están acreditados los vínculos de Blizniouk y Chikalo con una organización trasnacional dedicada al tráfico de drogas con ramificaciones en varios países, entre ellos Rusia, Alemania, el Reino de los Países Bajos y Argentina.

La investigación comenzó el 13 de diciembre de 2016, cuando el embajador ruso en Buenos Aires, Viktor Koronelli, se comunicó con la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para denunciar la presencia de doce valijas con un contenido sospechoso dentro del colegio adjunto de la sede diplomática.

Alertado del hallazgo, el juez federal Julián Ercolini ordenó que Gendarmería Nacional revisara el contenido, que resultaron ser 389 kilos de cocaína, pero como se quería detener a toda la organización, se cambió la droga por harina y se montó un sistema de monitoreo y rastreador satelital de las valijas.

Luego de que la banda intentara sacar la droga de la embajada, sin chances, se realizó una "entrega vigilada" de la cocaína cuando un alto funcionario ruso estuvo en Buenos Aires y se subieron las maletas al avión que lo trasladaba. (Télam)