El abogado que representa a la adolescente de 15 años que denunció haber sido violada por su padre y por un policía al que concurrió a pedirle ayuda en la localidad cordobesa de La Carlota, aseguró hoy que pedirá que se agrave la acusación para ambos acusados porque se aprovecharon "de la inmadurez sexual" de la víctima.

El abogado José María Bonino, quien representa a la adolescente tras la denuncia de su madre, confirmó a Télam que tanto el padre de la niña como el policía permanecen detenidos y que solicitará que se amplíe la acusación por el delito de “promoción a la corrupción de menores”, al considerar que ambos incurrieron en conductas “perversas y depravadas” por el “aprovechamiento reiterado de la inmadurez sexual” de la víctima.

El fiscal de instrucción subrogante de La Carlota, Walter Guzmán, indagará en las próximas horas a los imputados.

Según las fuentes judiciales, el padre de la víctima, con quien la adolescente se revinculó el año pasado ya que no tenía contacto con él, está acusado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal, reiterado, agravado y calificado por el vínculo”, en tanto al efectivo se le adjudica la figura penal de “abuso sexual con acceso carnal, agravado por la edad de la víctima”.

El abogado Bonino manifestó hoy a Télam que la adolescente “tenía una gran necesidad de vincularse con su padre” y que, con ese objetivo, sucedieron “breves contactos” que duraron aproximadamente tres meses cuando ella tenía siete años.

Según el letrado, en abril del 2020, su padre la reconoció legalmente como su hija y a mediados de ese año, se inició una nueva etapa para tratar de recuperar el vínculo.

A partir de entonces, ambos “comparten esa relación de padre e hija, pero a la vez ella también comienza con la triste y dramática historia del abuso sobre su integridad sexual”, sostuvo el abogado.

Para ella “fue una situación tremenda y desgarradoras en donde convive con las confusiones por el vínculo paterno y el sometimiento sexual”, debido que a “recién estaba experimentando la vivencia de compartir con su padre”, agregó Bonino.

El abogado manifestó que cuando comenzó a ser abusada, la adolescente recurrió a un policía, a quien conocía, para contarle lo que estaba viviendo y a la vez que la ayude y asesore sobre lo que debía hacer.

Sin embargo el efectivo de seguridad “se aprovechó de su estado de vulnerabilidad emotiva para manipularla y mantener relaciones íntimas, en vez de ayudarla”, dijo.

Los abusos sexuales se fueron sucediendo entre julio del año pasado y mayo de este año, cuando la madre se enteró de la situación y formalizó la denuncia ante la Fiscalía de La Carlota, localidad del departamento Juárez Celman, donde reside la víctima con su abuela, y desde hace pocos meses también con su madre que no mantenía vínculos con el padre de la joven.

El fiscal Guzmán ordenó una serie de medidas y, luego, la detención de los dos denunciados hasta tanto se les tome declaración indagatoria.

Por otra parte el Tribunal de Conducta Policial abrió sumario administrativo al efectivo y fue pasado a “situación pasiva” hasta tanto se resuelva la vía administrativa y penal de su situación procesal.

El caso se conoció ayer a través de información suministrada por el Ministerio Público Fiscal (MPF) de Córdoba, en tanto el abogado destacó que la adolescente se encuentra contenida por el gabinete de profesionales y por su familia. (Télam)