La defensa del neurocirujano Leopoldo Luque, uno de los siete imputados en la causa por la muerte de Diego Maradona, aseguró hoy que el informe de la junta médica que determinó que el equipo médico fue "temerario" en la atención del exfutbolista, fue "parcializado, malo y sin fundamentos científicos" y que lo impugnará.

Al salir de la Fiscalía General de San Isidro, donde este mediodía se presentó de manera formal el informe de los peritos, el abogado Julio Rivas, defensor de Luque, aseguró que el resultado de la junta "será motivo de una impugnación judicial".

"Hemos presentado un informe de cien páginas donde destruimos por completo el informe. La junta ha hecho un informe parcializado, malo, sin fundamentos científicos. Será motivo de una impugnación judicial", dijo el letrado.

De esta manera, Rivas hizo referencia a un informe que había presentado con anterioridad, realizado por sus peritos de parte, Antonio Martín Maya y Antonio José Maya, quienes determinaron que el fallecimiento de Maradona había sido consecuencia de una "muerte súbita".

Por otra parte, el abogado defensor cuestionó la participación del perito oficial Federico Corasaniti, jefe del Cuerpo Médico Forense de San Isidro que encabezó la autopsia y fue el coordinador de la junta médica.

"Uno de los peritos de la junta, Corasaniti, declaró como testigo en la causa y de acuerdo al artículo 245 del código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires debió abstenerse de ser perito oficial", dijo.

Es que, al ser el forense que dirigió la operación de autopsia al cadáver de Maradona, Corasaniti declaró como testigo ante el equipo de investigadores coordinado por el fiscal general de San Isidro John Broyad, e integrado por sus adjuntos Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Finalmente, el abogado Rivas rechazó las versiones de un posible cambio de carátula en la causa.

"No debería existir un cambio de carátula, es aventurado, es lo que quiere la querella, pero no debería pasar", dijo. (Télam)