El padre del joven rugbier baleado por policías tras una persecución ocurrida ayer a la madrugada en el partido bonaerense de Moreno aseguró hoy que su hijo está "aterrorizado" y que los médicos le explicaron que, si no fuera porque la bala dio en un brazo, la víctima estaría muerta.

Por su parte, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, consideró que los efectivos "no actuaron mal", aunque admitió que "todavía no está muy claro" lo sucedido.

Carlos Kruger, padre de Tomas (19), manifestó esta mañana a Canal 13 que anoche su hijo fue intervenido quirúrgicamente para limpiar la zona afectada en su brazo derecho y confirmó que van a tener que operarlo nuevamente en uno de los pies porque no tiene movilidad.

"Ayer estaba muy dolorido, no pudimos hablar mucho. Estaba muy sedado y aterrorizado. El médico me dijo que gracias al brazo está vivo", señaló el hombre.

Con respecto a la balacera, Carlos expresó que su hijo le llegó a decir que no se dio cuenta en qué momento le dispararon y que lo percibió cuando intentó realizar un cambio de marcha de su vehículo con el brazo herido.

"Por lo que veo en el video está todo muy claro. Si ellos dicen que no se paró en un operativo, se verá. No sé cómo ellos (la policía) hacen los operativos y además no hay muchos semáforos en el camino", añadió.

En tanto, Jorgelina, la madre de la víctima, aseguró hoy que su hijo nunca se dio cuenta de que quienes lo perseguían eran policías.

"No había un control policial. Él venía por la ruta, pasa el semáforo en rojo porque la zona es medio peligrosa y aparte venía una camioneta atrás haciéndole señas de luces, no tenía la luz azul prendida (baliza policial), por ende, no se dio cuenta de que eran policías", contó la mujer al canal Crónica TV.

Sobre el estado de salud y de ánimo del joven, la madre dijo que "se está recuperando en el hospital", pero que "de a ratos tiene picos de que se pone mal porque no sabe cómo le van a quedar el brazo y la pierna" donde fue baleado.

Mientras que el ministro Berni dijo esta mañana a Todo Noticias que "la situación es muy dudosa porque primero el vehículo se da a la fuga, no frenó ante la voz de alto y lo siguieron tres patrulleros".

"Cuando paró (el joven), la versión que tengo es que hizo un movimiento como si estuviera armado. Me llama la atención que ambos oficiales reaccionaron al mismo tiempo. Son oficiales con experiencia y con grado", destacó Berni y agregó: "No me da la impresión de que los policías hayan actuado mal."

Por último, el ministro dijo que "todavía no está todo muy claro" y que esperará la investigación de la justicia que "tiene todas las herramientas para saber lo que pasó".

Sin embargo, María del Carmen Verdú, titular de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), aseguró que se trata de un caso de violencia policial ya que los efectivos dispararon contra una persona desarmada,

"No puede haber un hecho más grave cometido por un miembro del aparato de seguridad estatal", describió en diálogo con C5N, tras lo cual consideró que "en similares circunstancias entre particulares estarían como mínimo aprehendidos esperando que la fiscalía interviniente resuelva si se lo excarcela o no", aunque "cuando son policías esto no está en discusión, quedan en libertad".

De acuerdo a los voceros judiciales, el fiscal Federico Soñora, de la Unidad Funcional de Instrucciòn (UFI) 4 descentralizada de Moreno aguardaba para las próximas horas los resultados de los peritajes balísticos realizados por la Policía Federal Argentina (PFA) para establecer el calibre del arma y la dirección, la distancia y la cantidad de disparos efectuados por los efectivos.

El fiscal también espera interiorizarse de la historia clínica de la víctima antes de citar a indagatoria a los dos policías que están acusados de "lesiones agravadas".

Además, una vez que esté en condiciones clínicas, Soñora le tomará declaración testimonial a Kruger, quien se encuentra internado en un hospital de Morón.

El hecho se produjo minutos antes de la 1 del domingo, sobre la ruta provincial 7, frente al barrio cerrado Álvarez del Bosque, en la localidad de Francisco Álvarez, de Moreno, donde el joven rugbier reside junto a su familia.

En las imágenes de las cámaras de seguridad instaladas por los propios vecinos, se observa una primera secuencia registrada a las 0.58 en la que una camioneta Toyota Hilux negra con los vidrios polarizados frena frente al portón de ingreso al barrio y un patrullero sin la sirena encendida lo choca del lado del acompañante.

Ante esta situación, la camioneta da marcha atrás y abandona el lugar por la ruta, mientras que el patrullero queda detenido allí.

En una segunda secuencia inmediatamente posterior se ve que, a unos 50 metros de distancia, siempre sobre la ruta, que la camioneta se detiene sobre la banquina y es rodeada por cuatro móviles policiales, uno de los cuales también la choca del lado de conductor, a la altura de la trompa, al tiempo que un efectivo llega corriendo y esgrimiendo su arma.

En ese momento varios policías hicieron descender al conductor de la camioneta y lo redujeron en el piso.

Alertados de lo ocurrido por el personal de seguridad del barrio privado, los padres del rugbier salieron de su domicilio y se encontraron con los policías y su hijo esposado y ensangrentado en el suelo, tras lo cual, el chico fue trasladado a un hospital de la zona, donde se constató que presentaba un balazo en cada pierna y un tercero en el brazo derecho.

Por otro lado, el joven baleado fue acusado de "resistencia a la autoridad", por lo que se inició una causa por ese delito ante el fiscal Emiliano Buscaglia, de la UFI 5 de Moreno. (Télam)