El exvecino del country Carmel de Pilar y principal imputado en el tercer juicio que se realiza por el crimen de María Marta García Belsunce, Nicolás Pachelo, sumó hoy otros dos abogados al equipo de su defensa.

Se trata de Raquel Pérez Iglesias y su socio Daniel Dinuchi, quienes se incorporan de esta manera al histórico letrado de Pachelo, Roberto Ribas, y al exdefensor oficial de San Isidro, Marcelo Rodríguez Jordán, para defenderlo de la acusación de haber asesinado de seis balazos en la cabeza a la socióloga García Belsunce, hace casi 20 años, durante un robo en su casa del country Carmel de Pilar.

Los nuevos abogados irán hoy al juicio con un planteo para quejarse ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro de que la fiscalía no les brinda con antelación el listado de testigos que convoca para cada jornada, anticiparon a Télam fuentes de la defensa.

Pérez Iglesias sucedió a Ribas en la defensa del fiscal federal Carlos Stornelli en la causa por extorsión y espionaje en la que se lo vinculó al falso abogado Marcelo D’Alessio.

La abogada ya fue defensora de Pachelo, pero en otro proceso penal y ante la justicia federal, cuando en 2015 terminó preso por vender drogas sintéticas en fiestas VIP que se realizaban en countries del conurbano.

Por esa causa, Pachelo estuvo preso seis meses hasta que Pérez Iglesias logró que lo excarcelen bajo fianza.

En febrero de 2019, Pachelo terminó condenado por el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de San Martín a la pena de dos años de prisión, pero en suspenso, por el delito de "tenencias de estupefacientes con fines de comercialización".

Según la acusación de la fiscalía, Pachelo "se ocupaba exclusivamente de la venta directa al consumidor" dentro de una de las denominadas "Florio Fest", que eran fiestas VIP del tipo "after hours" que se organizaban en quintas del conurbano, y que estaban siendo investigadas con agentes encubiertos por la Justicia y la Policía Federal (PFA).

En el procedimiento del 20 de diciembre de 2015, donde se desbarató a la organización en una quinta situada sobre la ruta 28 de General Rodríguez, la PFA detuvo Pachelo con bolsas tipo Ziploc que contenían 111 pastillas de éxtasis, con un cilindro plástico con cocaína y la suma de 5.200 pesos.

Otras cinco personas recibieron penas en ese juicio de hasta cuatro años y medio de cárcel. (Télam)