Una fiscal de la ciudad santafesina de San Lorenzo fue imputada hoy por incumplimiento de sus deberes y omisión de persecución penal en una causa por juego clandestino que ya tiene a otros dos fiscales de Rosario detenidos, acusados por coimas, y a un senador implicado, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de la fiscal adjunta Melissa Serena, quien mantuvo conversaciones con Nelson Ugolini, un empleado del Ministerio Público de la Acusación (MPA) que también está imputado en la misma causa por encubrir el juego ilegal.

Ugolini era empleado de la fiscalía a cargo de Gustavo Ponce Asahad, imputado y detenido el año pasado junto a su superior, el exfiscal Regional de Rosario, Patricio Serjal, por el presunto cobro de coimas a un capitalista del juego ilegal, Leonardo Peiti.

De acuerdo a la acusación, los fiscales recibían 5 mil dólares mensuales de Peiti a cambio de alivianar su situación procesal y mantenerlo informado sobre investigaciones en su contra.

Al abrir el teléfono de Ugolini, los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada, Luis Schiappa Pietra y Matías Edery, encontraron audios que comprometieron la situación de la fiscal Serena y también del senador provincial, Armando Traferri, de quien solicitaron sin suerte su desafuero en la Cámara alta provincial.

Según señalaron en la audiencia de hoy, el 6 de febrero de 2020 Ugolini le envió un mensaje a Serena para que le brindara información sobre delitos investigados en San Lorenzo, que la fiscal debió denunciar.

En el audio, Ugolini le dice a Serena: “Hacete la boluda y estirá la oreja en la fiscalía de San Lorenzo, me acaba de llegar información policial de que a PDI (Policía de Investigaciones) de San Lorenzo lo sacaron para mandar PDI de Rosario, en realidad quieren controlar dos variantes importantes, una juego clandestino y dos, puerto seco”.

Los fiscales indicaron que el empleado judicial le requirió a Serena información “acerca de eventuales allanamientos que se estarían por realizar en el distrito de San Lorenzo” sobre los delitos mencionados.

“A esa fecha, Serena sabía que existían investigaciones en curso sobre esos hechos en el ámbito de la Agencia contra la Criminalidad Organizada y Delitos Complejos de la Fiscalía Regional Rosario, entonces ante el pedido de Ugolini omitió poner en conocimiento de sus superiores esa circunstancia”, señalaron los acusadores.

En el segundo audio, Ugolini le dice “no te olvides que nosotros antes de fin de año (por el 2019) nos comimos una curva que lo llamó el propio Pipi (apodo del senador Traferri) a Gustavo (Ponce Asahad) y casi lo ahorca, ¿me entendés?”

Y sigue: “Por culpa del idiota de (el fiscal de Melincué, Matías) Merlo que quiso hacerse el fantasma, a Gustavo lo dejaron entre ceja y ceja. Justo antes de las elecciones este otro salió a tumbar justo juego clandestino y puerto seco”.

Merlo fue el primero en investigar a Peiti por juego clandestino e intentó allanar salas ilegales en Rosario, pero según la investigación, el fiscal Ponce le advirtió al capitalista y levantó los sitios que iban a ser requisados.

Serena quedó imputada hoy en libertad por incumplimiento de los deberes de funcionario público y omisión de persecución penal. (Télam)