Tres hombres fueron condenados hoy por un tribunal de Mar del Plata a la pena de 9 años de prisión, acusados de haber traficado 378 kilos de cocaína que llevaban escondida en una camioneta, con la que protagonizaron una intensa persecución por caminos rurales de las localidades bonaerense de Pila, General Belgrano y Las Flores, en agosto del 2018.

El tribunal Oral Federal (TOF) de Mar del Plata condenó por unanimidad a Ramón Méndez Peralta (53), a Enzo Eduardo Gareca (45) y a Fabián Ángel Rojas (49) a 9 años de prisión como coautores del delito de "transporte de estupefacientes".

Asimismo, el tribunal integrado por los jueces Nicolás Toselli, Roberto Atilio Falcone y Fernando Machado Pelloni, rechazó los planteos de nulidad planteados por las defensas de los condenados y dispuso el decomiso del dinero secuestrado en el momento de la detención como así también de la camioneta Fiat Toro, dominio AB521TP, por haber sido instrumento empleado para la comisión del delito.

Por otra parte, en la audiencia que se desarrolló de manera virtual, el tribunal dispuso diferir la entrega de los fundamentos de la sentencia para el día 4 de febrero de 2021.

Tras la lectura del veredicto, el representante del ministerio Publico el fiscal general Juan Manuel Pettigiani expreso a Télam que no quedó conforme ya que aguardaba "una condena más alta, sobre todo de cara ante la sociedad".

Peralta y Gareca siguieron la última audiencia desde el Complejo Penitenciario Federal 2 de Marcos Paz, donde continuarán detenidos, mientras que Rojas lo hizo desde el Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Click to enlarge
A fallback.

Los tres condenados llevan 3 años presos y recién podrán recuperar la libertad en 2027, ya que el delito que se les imputó no permite que se les apliquen beneficios.

En sus últimas palabras antes de escuchar el veredicto, los tres acusados dijeron ser inocentes y que fueron engañados para transportar la droga.

"Soy inocente, fui engañado, ya que pensé que transportaba fertilizantes. Recién pensé que pasaba algo cuando el conductor evadió el control policial, por eso pido perdón y que se me perdone", dijo Peralta.

Gareca coincidió en su inocencia y dijo: "Me dijeron que era para transportar fertilizantes. Necesitaba dinero y acepté, pero fui engañado".

Por ultimo, Rojas el conductor y dueño de la camioneta en la que circulaban al momento de la detención y donde fue hallada la cocaína, expresó: "Pensábamos que eran agroquímicos, fui engañado y estoy arrepentido".

El fiscal Pettigiani, en su alegato, había solicitado que los tres imputados fueran condenados a 15 años de prisión por el delito de transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres personas en calidad de coautores.

De acuerdo a la pesquisa llevada adelante por Pettigiani, el hecho ocurrió el 12 de agosto de 2018, cuando dos subtenientes de la Estación de Policía Comunal de la localidad de Pila observaron la camioneta Fiat Toro que circulaba a alta velocidad por una zona de caminos de tierra.

Ante esa situación, los oficiales interceptaron el vehículo y solicitaron a sus ocupantes la exhibición de la documentación personal y del rodado.

Mientras personal policial chequeaba los datos aportados, los ahora condenados se dieron a la fuga por los caminos de tierra en dirección a la localidad bonaerense de General Belgrano.

De esa forma, se inició una persecución en la cual intervinieron patrulleros de las estaciones de policía de las localidades linderas de Las Flores y Belgrano.

En medio de la huida, la camioneta sufrió un desperfecto mecánico, por lo que se detuvieron en un establecimiento llamado "La Castorina", donde la policía logró capturarlos.

Al momento de requisar el rodado, se determinó que tenía a bordo 356 panes de forma rectangular que contenían cocaína, por un peso total de 378 kilogramos.

Para el fiscal, "los imputados formaban parte del engranaje de una maquinaria mayor, resultando una organización de delincuencia trasnacional", y aseguró que "ante un hecho de semejante magnitud de daño a la población, requiere que la respuesta de las instituciones del Estado sea implacable para que el mensaje a este tipo de organizaciones, sea fuerte y claro".

En esa línea, el fiscal había explicado durante el debate que "la droga incautada hubiera significado la capacidad de intoxicar cerca de 3,5 millones de personas".

Durante el debate, el fiscal expreso que "la cantidad de material estupefaciente secuestrado como así también la forma en que el mismo se encontraba acondicionado, en panes de color negro que en su interior tenían clorhidrato de cocaína compacta, con el rotulo que llevaba las letras HD, cuyo grado de pureza eran superiores al 60 por ciento, alcanzando en algunos de ellos (panes) al 92,57 por ciento, son indicadores suficientes de que la droga secuestrada tenía por finalidad su comercialización". (Télam)