Fernando Soto, abogado de Luis Chocobar, el policía bonaerense que es juzgado acusado de matar a balazos a un delincuente que atacó a puñaladas a un turista estadounidense en 2017 en el barrio porteño de La Boca, dijo hoy, día en el que se conocerá el veredicto, que cree que su cliente va a ser absuelto y reiteró que actuó en cumplimiento del deber y a negar que se trató de un caso de “gatillo fácil”.

"No tengo ninguna duda de que lo van a absolver", dijo esta mañana Soto con el policía Chocobar a su lado, en la puerta de los tribunales de Comodoro Py, antes de que el imputado diga sus últimas palabras ante el Tribunal Oral de Menores (TOM) 2 que por la tarde dará a conocer el fallo.

El policía, por su parte, optó por no realizar esta mañana declaraciones a la prensa, aunque anoche, en su cuenta de Twitter, escribió: "Cumplí con la ley. Cumplí con mi Deber".

En tanto Soto agregó antes de ingresar a la sede judicial: "Les voy a decir lo que dijo la fiscal: de ningún modo estamos frente a un caso de gatillo fácil, no es una pena de muerte instantánea, no es una ejecución extrajudicial, para nada”.

Para el abogado, Chocobar "estaba defendiéndose de alguien que antes le había dado 12 puñaladas a una persona de mi edad que con empujarlo le hubiera bastado" y recordó que el propio turista apuñalado, Frank Wolek (57), le pidió "por favor al tribunal que absuelvan a Chocobar por haber cumplido su deber" y por haberlo salvado.

El letrado además comentó que el homicidio agravado por haber sido cometido por un funcionario de policía con abuso de sus funciones, delito por el que la querella de la familia del ladrón muerto, Juan Pablo Kukoc (18), pidió prisión perpetua para el policía, es una figura que "para alguien que decididamente y con dolo quiere matar".

Recordó que tanto el juez de instrucción, como el fiscal que elevó a juicio y la Cámara del Crimen coincidieron en que Chocobar "de ninguna manera tuvo la intención de matar".

También recalcó el abogado la importancia de que los disparos se produjeron "en el giro" y "sobre el flanco derecho” de Kukok, porque de acuerdo a su hipótesis, Chocobar disparó porque "tuvo que defenderse de un ataque".

"Le dije al tribunal, desde hace tres años cinco meses y hoy 20 días, estuvimos viendo tranquilos sentados en los escritorios como declararon los testigos, los videos, analizando cómo obró (Chocobar), y él tuvo tres minutos desde que ocurrió el hecho hasta que cayó Kukoc, tres segundos desde que hace los disparos al aire y los disparos en la esquina. En esa centésimas de segundos tuvo que decidir", agregó Soto.

Por último, dijo que "pese a estar con la adrenalina disparada, con las palpitaciones a toda velocidad y con el miedo natural de tener a alguien que lo quiere matar, él disparó hacia abajo y eso está permitido por la ley. Él estaba repeliendo un ataque". (Télam)