Una jueza de San Luis rechazó el pedido de excarcelación del ex Secretario General de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), acusado por el femicidio de su expareja y madre de su hijo, Johana Galdeano, ocurrido el 26 de mayo de 2021 en la ciudad puntana de Villa Mercedes, informaron fuentes judiciales.

La jueza Mirta Ucelay, titular del Juzgado de Instrucción N° 3 de la Segunda Circunscripción Judicial de Villa Mercedes, fundamentó que en libertad, el exsindicalista Juan Carlos Solalinde podría darse a la fuga o entorpecer la investigación, ante el pedido de sus abogados defensores que solicitaron la excarcelación del hombre.

Para los abogados Marcos Juárez y Ramiro Rubio, ninguna de las posibilidades que planteó la magistrada pueden darse porque el hombre "lejos de huir, apenas ocurrió el hecho, fue, se entregó espontáneamente en la Policía, dio el arma y reconoció haber sido el autor de los disparos”.

“Tampoco entorpecería la investigación, porque apenas asumimos la defensa, fuimos quienes proveímos toda la prueba nueva", añadieron.

En tanto, para Leticia Latini, la letrada que representa a la familia de la víctima, el informe sobre los análisis psicológicos del agresor dicen “que tenía grandes rasgos narcisistas, o sea que veía a las personas y a la víctima como un objeto, que tenía pleno conocimiento de sus actos al realizar los disparos, que no siente remordimiento, que volvería a cometer los mismos hechos y que busca una aprobación cuando narra lo que pasó, como para decir 'estoy justificado con lo que hice'".

El femicidio de Galdeano (28) fue cometido por Solalinde el 26 de mayo de 2021, cuando el hombre mató a la mujer de cinco balazos y luego se entregó en una comisaría de Villa Mercedes, ubicada a 92 kilómetros de la capital de San Luis.

El hecho ocurrió en la vereda de un galpón contiguo a la vivienda de Solalinde, y tras el crimen, el cuerpo de Johana Galdeano fue arrastrado al interior del lugar, donde el acusado intentó plantar la prueba que ella llevaba un cuchillo en la mano, según relató en ese momento la abogada Latini.

La letrada sostuvo que el arma utilizada fue un Magnum .357, considerada arma de guerra, y que Galdeano recibió cinco disparos, el último en su cara y a 30 centímetros de distancia, "a modo de ejecución o tiro de gracia".

Solalinde, quien fue funcionario del actual gobierno provincial, luego del hecho declaró en la policía y en la Justicia que se acordaba de haber efectuado un disparo para defenderse de su exesposa y que no recordaba más.

En tanto, el hijo de tres años de la pareja quedó bajo la custodia de su abuela, la madre de la víctima, según lo dispuso la magistrada que interviene en el caso. (Télam)