El médico legista que realizó la autopsia de Xiomara Naomi Méndez, la adolescente de 15 años que en 2018 fue secuestrada a la salida de una escuela del barrio porteño de Flores y asesinada pese a que su familia había pagado el rescate, ratificó en el juicio a los dos acusados que la causa de muerte de la víctima fue por “asfixia mecánica” provocada por la utilización de una soga y por compresión manual, informaron hoy fuentes judiciales.

El testimonio del especialista Roque Nigro se dio en el marco del juicio oral llevado adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 y que tiene como principales acusados a Bruno Martín Cortez (38) y Luis Alberto Fernández (43), éste último un remisero al que la víctima consideraba como un “tío de afecto”, ya que había sido pareja de una cuñada de su madre.

Según las fuentes, en la audiencia realizada a través de la plataforma Zoom, Nigro reafirmó que la causa de la muerte de la adolescente fue "asfixia mecánica por compresión cervical", según las conclusiones de su propio informe de autopsia.

El especialista indicó que la compresión fue ejercida mediante dos métodos: por un lazo, soga o cable y por compresión manual, es decir, realizada con las manos.

Finalmente, agregó que, a raíz de la fuerza ejercida sobre el cuello de la víctima, sus órganos vitales no recibieron oxígeno y provocaron el desenlace que la llevaron a la muerte.

Naomi Méndez, hija de inmigrantes peruanos, fue capturada durante la tarde del 20 de noviembre de 2018, cuando salió del Liceo N° 5 “Pascual Guaglianone”, ubicado en Carabobo 297, de Flores.

La adolescente fue interceptada por un Fiat Duna rojo, el cual era conducido por Fernández y, media hora más tarde, la madre de Naomi comenzó a recibir mensajes extorsivos desde el WhatsApp del celular de su propia hija, en los cuales los captores le exigieron un rescate 30 mil pesos y dos kilos de cocaína.

Pasada la medianoche, tras seguir las indicaciones de los captores, la madre de la adolescente dejó 30 mil pesos detrás de la rueda de un auto estacionado en el cruce de las avenidas Chiclana y Boedo.

Unas horas más tarde, Fernández y Cortez fueron detenidos tras una persecución por el Acceso Oeste, al cabo de la cual cual Naomi fue hallada muerta en el piso de la parte trasera del vehículo.

Tanto Cortez como Fernández enfrentan una imputación por “secuestro extorsivo quíntuplemente agravado por haber obtenido el pago del rescate, por ser la víctima una menor de edad, por la existencia de un vínculo de respeto, por la intervención de varias personas y por causar intencionalmente la muerte de la víctima”, delito que prevé como única pena la prisión o reclusión perpetua.

El debate comenzó el 12 de mayo pasado y está a cargo de los jueces Sabrina Namer, Rodrigo Giménez Uriburu, Guillermo Costabel, mientras que la acusación es llevada adelante la fiscal Gabriela Baigún. (Télam)