El repartidor baleado en la cabeza en enero pasado cuando entregaba un pedido en la localidad bonaerense de Ituzaingó falleció hoy luego de permanecer más de cuatro meses internado, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Facundo David Hambra (22), quien falleció este mediodía en el Sanatorio Güemes del barrio porteño de Palermo.

Voceros judiciales informaron a Télam que a raíz de la muerte de Hambra, el fiscal Patricio Ventricelli, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada de Ituzaingó y de la investigación, modificará la calificación legal de la causa a “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

Por el hecho se encuentran detenidos con prisión preventiva dos jóvenes identificados como Alexander Leonel Urbano (21) y Jorge Paniagua, alias "Pichón".

Según los voceros, a partir de la muerte del repartidor, en los próximos días ambos acusados serán llevados a sede judicial para ser imputados formalmente del delito mencionado y ser sometidos a una nueva declaración indagatoria, informaron fuentes judiciales.

El hecho ocurrió el pasado 18 de enero en calle Madeyro, entre Alvear y Laprida, de Ituzaingó, donde Hambra se hallaba entregando un pedido ya que trabajaba como delivery.

En ese lugar, el joven fue sorprendido por dos hombres que, sin mediar palabra, lo atacaron a balazos y huyeron sin robar nada.

Producto del ataque, el joven repartidor recibió un disparo en la cabeza, por lo que fue trasladado de urgencia al Hospital Haedo, donde fue intervenido y permaneció internado en grave estado, hasta que fue derivado al Sanatorio Güemes por la complejidad de su estado.

Si bien no descartan la hipótesis del intento de robo, los investigadores creen que el móvil del hecho fue una venganza por un "escrache" en una vivienda de Castelar Sur realizado por Hambra y sus amigos, cuando intentaron recuperar una motocicleta robada por dos delincuentes que se dieron a la fuga. (Télam)