Dos personas que habían sido baleadas en distintos hechos criminales en la ciudad de Rosario murieron hoy y por ninguno de los asesinatos hay detenidos, informaron fuentes judiciales.

Una de las víctimas fue identificada como Miguel Arrieta, quien fue baleado el lunes pasado y murió esta madrugada en el Hospital de Emergencias de Rosario.

Arrieta fue atacado por personas que le efectuaron tres disparos y llegó por sus propios medios hasta un dispensario de Pasaje 1709 al 7700, donde fue asistido por lesiones en el tórax y la axila, tras lo cual fue derivado a Hospital de Emergencias, donde finalmente murió.

La fiscal del caso, Georgina Pairola, solicitó a la policía el relevamiento de cámaras de la zona y la toma de declaraciones a posibles testigos del hecho, ya que la víctima no declarar por la gravedad de las lesiones, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El otro fallecido, en tanto, fue identificado como Omar Albanese, un kiosquero de 61 años de la localidad santafesina de Granadero Baigorria, que linda con Rosario, quien había sido herido de tres balazos al ser atacado a tiros por dos personas que entraron a su comercio el 20 de enero pasado.

Albanese atendía su comercio situado en Eva Perón 1165 cuando entraron dos personas que le pidieron una gaseosa.

Cuando el hombre regresaba con lo solicitado, uno de los presuntos clientes sacó un arma y disparó tres veces, dijeron fuentes de la investigación.

El comerciante fue internado en el hospital Eva Perón de esa localidad y sometido a una intervención quirúrgica, aunque falleció esta mañana.

La Fiscalía que investiga el hecho informó que “hay líneas de investigación concretas” en relación al crimen así como “medidas en curso que se mantienen en reserva”.

Por el momento no hay detenidos por ninguno de los dos hechos, agregaron los voceros. (Télam)