Los padres de la joven de 21 años que murió al ser embestida por una moto tripulada por dos sospechosos que eran perseguidos por la policía en la localidad de Castelar pidieron hoy ver las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona para saber cómo fue la secuencia del hecho y reclamaron justicia.

"Mi hija salió diez minutos a comprar y no volvió más", dijo esta mañana entre lágrimas Alejandra, madre de Milagros Silva (21), la joven fallecida, quien estaba embarazada de tres meses.

En declaraciones a la prensa y junto a su marido, la mujer contó que Milagros y su pareja estaban en su casa, y que habían salido a comprar queso y una gaseosa para volver y cenar.

"La versión que me dijeron es que la embistió una moto que era perseguida por policías, pero luego los testigos me dijeron que la policía iba sin sirena y que ellos no tuvieron forma de darse cuenta de que había una persecución...me dicen que el vehículo de la policía choca a la moto y eso provoca que caiga encima de mi hija", agregó la mujer.

Alejandra explicó que la zona donde sucedió el hecho es "muy oscura", como una "boca de lobo" y que la pareja de su hija, cuando pudo levantarse, la encontró "aplastada por la moto" y ya fallecida.

"Me dijeron que hay cámaras, quiero saber cómo fue, si fue culpa de la policía o de los delincuentes, pero quiero justicia. Hay un montón de personas que salen a la calle y no vuelven mas", agregó.

Castelar

Por su parte, el padre de Milagros contó que esta mañana le avisaron que uno de los sospechosos había muerto y recordó que anoche le prestó su moto a su hija y la pareja porque la de ellos estaba sin luces.

"Les presté mi moto porque la de ellos no tenía luces. Los vi desde el balcón, se fueron tranquilos y nunca más llegaron", expresó.

Sobre a pareja de Milagros, la madre dijo que "está bien, con golpes, ya en la casa y sedado por todo lo que vio, porque tuvo que sacar la moto de arriba" de la víctima.

"Dijo que cuando sintió el golpe ya estaba en el piso y se levantó y la vio a Milagros que estaba abajo de la moto, que la policía pensó que era uno de los delincuentes y no lo dejaban acercarse", agregó la mujer, quien denunció que la ambulancia tardó casi dos horas en llegar y más de tres en levantar el cuerpo de su hija. (Télam)