Un empresario argentino con antecedentes penales por lavado de dinero fue asesinado a balazos en la ciudad peruana de Iquitos mientras miraba el partido entre el seleccionado nacional de fútbol de aquel país ante su par de Australia por el repechaje a Mundial de Qatar 2022, informó la prensa local.

Se trata de Sergio Fontanellas, quien era oriundo de la ciudad de Río Tercero, en Córdoba, y estaba radicado en Perú.

Según un video con imágenes de una cámara de seguridad que difundió hoy el noticiero de la televisión "Buenos Días Perú", dos hombres con gorra y sus rostros cubiertos arribaron en moto hasta un local gastronómico de la calle Semanez Ocampo, en Iquitos, y quien iba de acompañante efectuó varios disparos desde la puerta hacia el interior.

En el lugar se hallaba Fontanellas junto a otras personas que miraban el partido de fútbol entre Perú y Australia (que los oceánicos ganaron por penales) y el empresario argentino recibió al menos dos disparos.

De acuerdo a las imágenes, la víctima fue auxiliada por quienes lo acompañaban, que lo cargaron y retiraron hasta la vereda, en tanto que los sicarios huyeron inmediatamente en la misma moto.

Según el noticiero peruano, el empresario argentino fue trasladado luego en una "mototaxi" hasta un centro asistencial de la zona donde los médicos constataron su muerte.

A su vez, la Policía local montó un rápido operativo, a partir del cual "intervino" a dos sospechosos de nacionalidad colombiana que fueron trasladados hasta la División Criminal.

De acuerdo al portal de noticias "Iquitos Sin Caretas", el crimen estaría motivado por una venganza ya que el empresario trataba de recuperar sus bienes incautados tras un largo proceso judicial del que fue absuelto.

En ese sentido, "Radio Onda Mix Iquitos" señaló que Fontanellas mantenía "problemas" con un socio con el que se disputaba "algunos predios y embarcaciones fluviales".

Por su parte, el periódico "Tribuna" recordó que, en octubre de 2018, poco después de haber sido absuelto por la justicia peruana, Fontanellas le concedió una entrevista en la que aseguró que era inocente de lavar dinero del narcotráfico y que se había tratado de una causa armada.

Por esa investigación, el empresario había sido detenido en septiembre de 2011 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y luego extraditado a Perú.

En aquel momento, Fontanellas estaba acusado en aquel país de lavar 3.700.000 dólares, al tiempo que se lo vinculaba con el presunto narco Fernando "Melgarejo" Zevallos y con Vladimiro Montesinos, exasesor del entonces presidente Alberto Fujimori.

El asesinato del empresario, que también tuvo repercusión en distintos medios de la provincia de Córdoba, se produjo en Iquitos, una ciudad puerto que funciona como vía de acceso al río Amazonas, cerca de la frontera con Brasil. (Télam)