Familiares y vecinos de Gualeguaychú realizarán mañana una marcha en esa ciudad entrerriana, en reclamo de justicia por el homicidio de un niño de casi 3 años, a quien su madre llevó muerto y con signos de violencia a un hospital local, hecho por el que ella permanece detenida y su pareja se suicidó en una celda policial.

La movilización comenzará a las 9.30 y los manifestantes portarán velas blancas y carteles en Plaza Ramírez de Gualeguaychú y con la consigna "no queremos más violencia en las infancias".

Luego, la marcha seguirá por distintas calles para pasar por la Comisaria de la Mujer y Minoridad, la sede local del Consejo Provincial del Niño, Adolescente y Familia (Copnaf), y finalizarán en la Plaza San Martín, frente a la Jefatura Departamental Policial.

Por su parte, el fiscal a cargo de la causa, Mauricio Guerrero, informó que el nene llegó sin vida a la guardia del Hospital Centenario el lunes pasado por la mañana y presentaba "lesiones y golpes visibles, hematomas y moretones" en varias partes del cuerpo.

Desde el hospital detallaron que el niño arribó "frío, pálido y sin signos vitales; con un cefalohematoma frontal, biparietal y bitemporal; sangrado en la nariz y en un oído; y quemaduras de reciente y vieja data", entre otras lesiones.

Además, el niño de 2 años y 11 meses había ingresado en varias oportunidades al hospital con infecciones graves, quemaduras por agua caliente, mal estado de higiene y carencia de vestimenta y calzado.

Los hechos de violencia, según la pesquisa, ocurrieron en una vivienda ubicada en Manzoni y Rosario, del barrio La Cuchilla, de Gualeguaychú, donde Macarena Ortiz convivía con la víctima y otros 6 hijos, de ella y de su pareja, Luis "Pato" Ferreyra.

El fiscal ordenó la detención de ambos por el delito de "homicidio agravado por el vínculo y por alevosía".

Tras informar que aún no sabe quien es el padre biológico del menor, Guerrero detalló que la madre, al ser consultada sobre lo sucedido con el niño, "no dio una explicación racional".

Tras los arrestos, los otros hijos de la mujer y de su pareja fueron puestos a resguardo del Copnaf.

En tanto, Ferreyra fue alojado en la Jefatura Departamental a la espera de declarar y ser imputado como coautor del homicidio.

Pero pasado el mediodía del martes, personal policial halló dentro de la celda el cuerpo sin vida del detenido, en lo que se trató de un suicidio, confirmado por una investigación a cargo de la fiscal Martina Cedrés. (Télam)