La novia y el hermano de Gonzalo Calleja, el contador de 29 años hallado ayer muerto en un descampado de Paraná, aseguraron hoy que fue asesinado, pidieron que se encuentre al responsable y contaron que la víctima realizaba operaciones de compra y venta de dólares.

Sofía, la novia de Gonzalo, quien fue la última persona en comunicarse con él el miércoles último, cuando desapareció, contó al canal Todo Noticias que le había dicho "que iba a hacer un cambio de dólares".

"Nos íbamos a ver después de eso, le mandé un mensaje pero ya no le llegó y ese fue el último contacto", precisó.

La joven explicó que el auto de su pareja, donde se hallaron más de 9.000 dólares, "estaba mal estacionado, como si lo hubiesen dejado ahí" y que aún no se logra dar "con su teléfono, ni su mochila con sus documentos".

Para Sofía, Gonzalo "nunca se iba a meter en un lugar así, no hay explicación porque era una excelente persona y no le hacía daño a nadie", y remarcó: "No lo encontraron, lo mataron y tiene que haber un responsable".

"Por favor que no quede inconcluso, no puede quedar así y ser otro caso sin resolver, que se haga justicia y que quien lo hizo que pague con la cárcel", concluyó.

En tanto, Lucas Calleja, hermano del contador, aseguró que Gonzalo "compraba y vendía dólares con gente conocida, eventualmente por la tarde, cada tanto, hacía alguna transacción así" pero "siempre a conocidos o a gente recomendada".

"Estoy convencido de que fue contactado por alguien conocido y de confianza, porque si él no lo conocía descartaba (el negocio), no quería hacerlo", afirmó.

Además, destacó que la Justicia y la policía entrerriana "se ha movido muy bien" y pidió "que no abandonen el trabajo, porque tiene que haber un culpable" ya que su hermano "no apareció muerto, lo mataron". (Télam)