Un hombre de 42 años fue condenado esta tarde a la pena de prisión perpetua tras reconocer en un juicio abreviado haber asesinado puñaladas a su expareja, en un femicidio cometido el año pasado en la ciudad mendocina de San Rafael, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Antonio Sáez Millán, quien tenía prohibición de acercamiento hacia la víctima, Natalia Tagua (37), quien era madre de tres hijos menores de edad.

Tras admitir la autoría del crimen, Sáez recibió la máxima pena por ser encuadrado el hecho como "femicidio".

Es que Tagua ya había denunciado por violencia de género a su expareja, pero esta no cumplió con la prohibición de acercamiento.

La mujer, que trabajaba en un comedor comunitario y estudiaba en una escuela nocturna, regresaba a su casa el 20 de octubre del año pasado cuando fue atacada a puñaladas en el cruce de Luzuriaga y Paula Albarracín, de San Rafael, en el sur mendocino.

Sáez y Tagua habían sido pareja hasta que ella decidió terminar con la relación.

"Una vez más no alcanzaron las medidas tomadas por la justicia para cuidar las vida de las mujeres. Antonio Sáez, el femicida, tenía restricción de acercamiento hacia Natalia", habían manifestado en las redes sociales integrantes de Campaña por Emergencia Nacional en Violencia contra las mujeres San Rafael.

El debate, con un jurado popular, iba a tener lugar en febrero del año próximo, pero se llegó a un acuerdo entre la abogada oficial y la fiscalía para establecer la pena en juicio abreviado, a cargo del juez Rodolfo Luque. (Télam)